MOSAICO, 30–VII–09


Martínez Campos, 30/VII/09
GUIA
MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 30 de Julio.- EN REALIDAD MIS experiencias fronterizas no deben ser muchas, si acaso alguna cuando joven por aquello de mi incursión laboral en los USA. Pero debe haber algunos que por haber brotado a la vida entre dos mundos diversos, a veces de encuentros muy civilizados, en otras en perpetua confrontación al no soportar la diferencia, deben haber aprendido lo que es amar a Dios en tierra ajena, como dice el dicho. A quienes deveras se les borraron las fronteras fue a los astronautas, quienes más que a su tierrita, vieron a su Tierrita, una sola, sin fronteras. Y PARECE QUE, en el orden no físico, estamos aprendiendo a ver nuestra tierrita y nuestra Tierrita, sin fronteras. Algunas fronteras totalmente derrumbadas, desde luego, aunque las físicas, esas que configuran los Estados, esas permanecerán mucho, mucho tiempo y nadie, salvo los invasores, quisieran desaparecerlas de súbito. AQUÍ, EN LA Piedad, de hecho estamos en una zona fronteriza, es obvio, entre Guanajuato y Jalisco y habrá quien considere que la distancia del centro político y cultural del Estado michoacano, determinó nuestra conformación como ciudad y como región. De todas maneras, esa circunstancia fronteriza comienza, ahora, a ser revalorada puesto que no deja de reconocerse cierta pujanza económica, y no desde ahora, a La Piedad y su región. Es por lo que se trabaja en una zona metropolitana que vincule amplias zonas limítrofes, sobre todo con el vecino municipio de Pénjamo, conurbado por Santa Ana Pacueco, con la ciudad piedadense. Y por todo eso de la conurbación y la situación geográfica, intenso tráfico en en las vías terrestres (la México—Guadalajara sobre todo) y la necesidad del proyectado libramiento Norte, que sacará de la zona conurbada a la carretera. NO SE SI todo esto tenga relación, también, con los cambios que se han producido de pocos años a estas fechas, en los ámbitos políticos. En este último caso, con la alternancia en el poder municipal, a cargo del Partido Acción Nacional (PAN), y en el nacional, en la Presidencia de la República, puede que la influencia local sea más marcada, en atención de los poderes centrales. Por eso llama la atención que el alcalde piedadense Ricardo Guzmán Romero, de extracción panista, sea designado por su partido como coordinador de los alcaldes de esa procedencia partidaria, en Michoacán. Y según información, Guzmán dijo ante el secretario general panista Octavio Contreras Solórzano, que “con acciones de gestoría ante los gobiernos federal y estatal”, desempeñará la función encomendada. UNA ZONA DE 11.5 hectáreas, en las inmediaciones de Taquiscuareo, de este municipio de La Piedad, es considerada como área protegida por la Secretaría de Urbanismo y Medio Ambiente. Y mientras no sea realidad un gran proyecto para hacer de esa zona un gran sitio turístico, se conserva el área reforestando, lo que ocurrió en días recientes. Se informó que fueron plantados arbolitos, entre mezquites, fresnos y jacarandas, donados por la Comisión Nacional Forestal para las comunidades del municipio. En estas acciones se está borrando la frontera entre autoridades y poblaciones, con responsabilidad también de cuidar su entorno, que es el de todos los habitantes de la tierrita y de la Tierrita. EL CEMENTO QUE unirá de hoy en adelante, es obligado, a comunidades y pueblos, será la ética del bien común, como condición de sobrevivencia. Porque la Tierra, pertenece a todos y no sólo a los poderosos. Y sus recursos, aire, agua, suelos, montañas, forestas, faunas, en realidad son de todos, es cuestión de ir determinando cómo y cuándo nos destrabamos de tanto condicionamiento histórico. La Madre Tierra, es una expresión que fue aprobada por la Asamblea General de la ONU, en abril de este año. Y aquel hombrecillo que nombraba al agua, al fuego, al Sol, a la Luna como hermanos, de eso hace varios siglos, está en alta estima por el máximo foro mundial: Francisco de Asís. Y claro, la Asamblea General de la ONU, es ahora presidida por un presbítero, Miguel D’Scoto, quien ejerce su función aceptado por todos y delimitando las fronteras entre lo que es confesional y lo que es en interés de los 192, el G-192, el conglomerado de miembros de las Naciones Unidas, como ahora se le dice. Los poderosos del G-8 y ampliado al G-20, serán muy importantes, pero la Tierra no es sólo de ellos. CIERTO, DECIA EL poeta alemán Friedick Hölderlin, en Patmos: entre más grande es el peligro, más cercano está lo que salva. Y en reciente reunión para asuntos financieros, de las Naciones Unidas, el presidente de la Asamblea , afirmaba: “si grande es el peligro que todos enfrentamos ante los diversos problemas convergentes, más grande es aún la oportunidad de salvación que la crisis mundial nos está ayudando u obligando a descubrir”. SUEÑO GUAJIRO, RUSTICO: en la zona fronteriza entre el suelo de la Madre Tierra donde se ponen los pies, y los abismos de las profundidades del sí mismo, aquel individuo veía despeñarse al planetita extraviado, pero la salvación venía de los caporales extraterrestres que la lazaron para rescatarla. Lejos estaba, aquel individuo, de pensar que, décadas después, a ese proceso de salvamento del planetita extraviado, estarían sumados centenas, miles, millones de mujeres—hombres que no querían más adorar al dio$ de e$te mundo. Porque ya empezaban a distinguir las fronteras, entre los dos países, el país del ser y el país del tener, donde estaba el intríngulis de las cosas (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).

Anuncios

Zináparo, plaza, y templo de San Juan Bautista


Y al fondo el Cerro del Aguila, como se ve desde el poblado

Y al fondo el Cerro del Aguila, como se ve desde el poblado

Zináparo, estatua en el centro cívico


Zináparo, estatua en el centro cívico

Zináparo, mujeres llevan agua en sus cántaros, de la fuente


Zináparo, mujeres llevan agua, en sus cántaros, de la fuente céntrica

Zináparo, templo de San Juan Bautista


Zináparo, templo de San Juan Bautista

Zináparo, una vista de la plaza, con su templo


Zináparo, una vista de la plaza, con su templo

Zináparo, su bella plaza


Zinaparo, su bella plaza