Solidaridad con las víctimas del “nuevo” PT. Leonardo Boff

(Artículo de Leonardo Boff. Tomado de Servicios Koinonia, Columna Semanal de Leonardo Boff)

Solidaridad con las víctimas del «nuevo» PT
2010-06-25
________________________________________
Pasé un fin de semana leyendo por enésima vez El Príncipe de Maquiavelo en un esfuerzo por entender la actual política de la Dirección Nacional del PT. Y encontré ahí las fuentes que posiblemente están inspirando el llamado «nuevo PT», el que ha cambiado el poder de la voluntad de transformar la realidad por la voluntad de poder ponerse de acuerdo con la realidad, manifiestamente envenenada, con el propósito de perpetuarse en el poder. En palabras del candidato electo por la convención del partido en Minas Gerais, Fernando Pimentel, después invalidado en nombre de la alianza con el PMDB: «el PT nuevo es un PT que hace alianzas y convive con la realidad política brasileña, tratando de transformarla… Ya no somos un partido que coloca la ideología como una máscara, como unas gafas oscuras para no ver la realidad política; operamos con la realidad política tal como es, para transformarla» (O Globo 12/6/2010).
Vamos a traducir este discurso de disimulo. La ideología básica del PT original era la ética y las reformas estructurales. El nuevo PT entiende este propósito como una máscara que no permite ver la realidad política tal como es. Sabemos cómo es el estilo de la política vigente, montada sobre alianzas espurias, sobre la mercantilización de las relaciones políticas y sobre la rapiña del dinero público. Pimentel todavía cree que con las alianzas se pretende transformar la realidad, como si para transformar una pandilla de bandidos hubiese que formar parte de ella. La ética fue enviada al limbo y en su lugar entraron los consejos de Maquiavelo. Este tuvo un propósito semejante al de la dirección del PT: «ir directamente a la verdadera realidad de las cosas y no atenerse a representaciones imaginarias» (c. XV). Para Maquiavelo la verdadera realidad de las cosas es la búsqueda tenaz del poder, las formas de conquistarlo y de conservarlo. Y ahí vale todo; los fines justifican todos los medios: el perjurio, el crimen y hasta el bien, si trae beneficios. Las «representaciones imaginarias» es la ética, lo que debe ser. A ésta no se la deja de lado, vale siempre que favorezca el poder. En caso contrario puede ser atropellada: «no alejarse del bien cuando se puede, pero saber usar el mal, si es necesario» (c. XVIII). Lo importante no es ser bueno, sino parecerlo. No hay por qué cumplir la palabra empeñada, si ésta se vuelve contra el príncipe, pues «jamás faltarán motivos legítimos para justificar el no cumplimiento de algo apalabrado» (c. XVIII).
Entristece leer en Pimentel: «en este proceso de renovación, algunos compañeros van a quedar en el pasado». En realidad, éstos son los portadores de futuro, porque son fieles a la ética y al sueño de una política diferente a la de ahora. La Dirección del PT se rindió a ésta última, haciendo alianzas escandalosas para perpetuarse en el poder y así echar a pique el pasado. El pueblo no merece que se le defraude de esta manera. No es invirtiendo en políticas asistenciales como se puede devolverle su dignidad. Además hay tanta gente en las bases, diputados, alcaldes y concejales del PT antiguo y ético que mantiene vivo el sueño y que no abandonan el interrogante: ¿qué Brasil queremos y qué ética pública necesitamos?
Quiero solidarizarme con las víctimas del maquiavelismo del «nuevo» PT, especialmente en Minas Gerais y en Maranhão. En este Estado se está produciendo una tragedia, bien representada por el histórico sindicalista Manoel da Conceição, de 75 años, fundador del PT, torturado y mutilado por la policía de las oligarquías entre las que están los Sarneys, que está siendo obligado a votar por Roseana Sarney del PMDB. En carta abierta al compañero Lula -una carta de hacer llorar-, escribe «con ternura y amor de un hermano»: «cómo elegir a esas figuras que me mutilaron y torturaron, y que mataron a decenas de mis compañeros más fieles… esto hiere de muerte nuestro honor y nuestra historia». Pero el proyecto del poder no tiene el más mínimo sentido humanitario: Maquiavelo dixit.
De la misma forma quiero solidarizarme con las víctimas de Minas Gerais, con Sandra Starling, con Patrus Ananias, uno de los mejores ministros del Gobierno, con Durval Ângelo, paladín de los derechos humanos, y con tantos y tantas que están sufriendo indignados.
No todo vale en este mundo. Y si Cristo murió fue también para mostrar que no todo vale y que todo tiene un límite, válido también para el PT.

Leonardo Boff

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: