MOSAICO, 29–VII–010

Martínez Campos, 29/VII/010
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 29 de Julio.- YO NO DUDO ni tantito en la independencia del poder judicial en los “Unaires” (ni aquí, aun cuando apenas. Porque según decires de quienes conocen estos recovecos de la vida pública, antes, entre nosotros, sólo existía en la práctica el Poder Ejecutivo, y federal, por más señas). Digo esto porque imaginándome cómo hayan estado las cosas a propósito de la ya famosa ley racista en Arizona, el Presidente Obama, a través de su cabildeo fino, se entiende, pudo decirle a la jueza Susan R. Bolton: oiga licenciada, cómo le vamos a hacer, porque si esa ley pasa tal cual, se nos va a alborotar la jicotera. Y efectivamente, una gran movilización de organizaciones civiles de raigambre hispana, y afines en general a la lucha por los derechos humanos, estaban y están tejiendo sus redes solidarias para impedir que prospere dicha legislación. Se logró desde luego suspender sus términos más polémicos y agresivos contra migrantes indocumentados (con repercusiones para todos los latinos, particularmente de ascendiente mexicano). El caso es que poco antes de que entrara en vigor la legislación, la jueza Bolton determinó en fallo “poner en suspenso la parte de la ley que obligaba a los inmigrantes a portar sus documentos en todo momento y que convertía en delito que los trabajadores indocumentados soliciten o en su caso tengan empleos”, según las informaciones. Se trata, en todo caso, de favorecer el funcionamiento institucional en los USA, “para evitar que las instituciones del gobierno federal pierdan su rol histórico en la regulación de la política migratoria y para impedir que los cuerpos policiales locales inicien una cacería de sospechosos de residir ilegalmente en ese estado”. DESDE LUEGO LA lucha legal y popular está dentro del país vecino, pero el asunto, por su matiz racista y dada la difusión que obligadamente se le da, repercute en todos lados, y el gobierno mexicano desde luego no se queda callado, cual debe. Pero dado que el hambre es canija, o dicho con mayor elegancia, la necesidad apremia, a muchos de nuestros paisanos que desde nuestro campo pretendan ir en busca de chamba al país vecino, les costará más trabajo y darán un rodeo por California y Texas, para de todas maneras metérseles a los güeros. Es que además, según dicen los académicos, la migración en todos lados es imparable, incluida la Europa que ni por vieja ni por sabia, ha podido arreglar sus problemas migratorios. Supuesta la necesidad de subsistencia y por consiguiente de trabajo, o simplemente el deseo de cambiar de clima, el fenómeno masivo de migración (emigración, inmigración) es imparable y más vale regularlo. Es lo que indebida y agresivamente quería hacer la gobernadora de Arizona, con las simpatías de muchos dentro y fuera de su Estado. Pero los otros, que no son ni cojos ni mudos, no se quedaron callados y que le echan abajo su proyecto, provisionalmente desde luego, mientras otras instancias legales deciden definitivamente. AHORA QUE NOS dimos cuenta de que la Tierra es redonda (je, je), o sea que tomamos conciencia de nuestra propia redondez, andamos por todos lados. Pero también todas las dificultades, problemas o retos, como se dice, le están dando vuelta al Planeta y ya no siente uno lo duro sino lo tupido. Y todo a tal grado, que cualquier ciudadano puede hacer su lista de problemas entrelazados con toda la trama social, con la seguridad de siempre acertar en su exposición. Lo de las soluciones, ha de ser otra cosa. EN MI CASO, ya renuncié a hacer lista de problemas y, por lo demás, he llegado a la conclusión que yo no tengo problemas, sino que: el problema soy yo, por estar aquí, en este rinconcito del mundo. O sea que, sin rimbombancia de ningún tipo, mi problema es existencial. Y por eso trato de resumir todo, sintetizar, si vale la presuntuosa palabrita, en dos “pequeños retos”: el espiritual y el ambiental. Llego a la conclusión que sólo hay dos crisis: la espiritual y la ambiental, resumida esta última en lo relativo al cambio climático. Pero enseguida viene lo difícil, porque lo espiritual incluye lo que los estudiosos llaman paradigmas, las maneras de representarnos las cosas y allí se cuelan todas nuestras concepciones de la divinidad, de nosotros mismos, de nuestra sociedad, de nuestro mundo y etcétera. Y la crisis por el cambio climático, que incluye sus correlativas e inclusivas crisis del agua, del suelo, del aire, de la política, de la organización social, de la urbanización desbordada, de la tecnología destructiva y, ¡Aigase visto!, ¡también la dimensión espiritual!. MEJOR AQUÍ ME planto y digo: según lo que a gritos se nos está diciendo, en medio de los famosos dolores de parto (las mamás los consideran luego fecundos), se asoma no sólo una civilización nueva, sino una meta—morfosis, una trans—formación radical del ser hombre—mujer y tal vez de todo el medio. Desde luego, si no nos destruimos y proseguimos, ahora sí, recreando nuestro mundo, heredado por la Potencia Amorosa en la que multitudes creemos. MIENTRAS TANTO, cada crisis está dando personalidades relevantes dentro de la burocracia mexicana. Eso de andar vuelta y vuelta guerreando con los virus como el doctor Córdoba, o con los arroyos, los ríos y las presas como el licenciado Luenge, tráe dividendos políticos, je je. Y de paso, practican lo que verdaderamente vale y permanece, el servicio al prójimo, en su caso a través de las instituciones.
(www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: