La Piedad. Ecos del Bicentenario. Desfile

LA PIEDAD. LAS FIESTAS PATRIAS DEL BICENTENARIO. EL DESFILE
(Fotos de Silviano Martínez Campos)

+++++

Fotos 1--12, entusiasta público. Fotos de Silviano



+++++
(Las fotos que “adornan” esta columna MOSAICO, aquí, corresponden a “Narciso”, digo Silviano, en diferentes momentos y lugares)

Martínez Campos, 23/IX/010
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 23 de Septiembre.- NO, POS SÍ, ni modos que no se sintiera uno orgulloso, en el sentido de aceptado, satisfecho, afirmado en sí mismo, cuando desfilaba como niño, aun cuando fuese con su banderita fabricada por sí mismo, y aun cuando el piso para los desfilantes no fuese tan plano ni tan ajeno a una que otra piedra.

Ni modos que no se sintiera uno satisfecho, esto a los 18, desfilar en Puebla durante uno de esos desfiles conmemorativos del 5 de Mayo, allá donde fue la batalla. Una peculiaridad, un grupo de “élite” de jóvenes seminaristas, con sus uniformes de conscriptos, fornitura (sin balas, conste) y rifle de a deveras, Mausser (sin balas, conste). Adiestramiento especial por un teniente coronel, por lo que salimos, decían, un grupo admirable que se notaba entre la multitud de espectadores. Y claro, uno bien pavorreal y, sobre todo, digo por mi parte, porque lo admiraban las muchachas, je je.

NO PRETENDO ENTRAR en el alma de cientos de niños, pero lo veía en sus caritas aunque cansadas, visiblemente satisfechas de estar participando aquí en La Piedad, en el desfile del Bicentenario. O los cientos de jóvenes, muchachas y muchachos, exhibiendo sus dotes marciales, sus bellos uniformes y sus pericias y, por qué no, haciendo notar también la distinción de su escuela, donaire aprendido en sus respectivos planteles, públicos o privados y junto con sus maestras y maestros, exponerse a la admiración y al aplauso de quienes los presenciamos.

Y los numerosos charros, muchachas, muchachos, adultos, los asociados aquí, y los de grupos afines a ellos. Y los de las diversas ramas de auxilio a la población, la Cruz Roja siempre aclamada, bomberos lo mismo y también y los contingentes de grupos dedicados a su adiestramieto físico para auxiliar a la población cuando se requiere. El desfile, pues, de la juventud en La Piedad y es de recordarse que valores similares ponen en juego los jóvenes de todos los poblados de nuestra región, Estado y país.

Y QUE SEAN celebrados Bicentenarios y Centenarios y que se cante y se baile, y que se rememoren mitos y gestas y que se sublimen batallas, derrotas y triunfos. Y si se gasta, que se gaste, sólo que no se “distraiga” para bolsillos particulares dinero público.

Más gastan los candidatos en sus campañas y tal vez muchos de ellos se pasan por donde se sabe, el decantado amor a la Patria, porque a la hora del triunfo tal vez les haya interesado (a través de los siglos y de las décadas), sólo engrosar los tesoros propios y de su clan, antes que el falso para ellose amor a la patria. Pero hubo héroes (por humanos también defectuosos) a quienes recordamos. Y muchos anónimos de quienes no sabemos nada, porque las revoluciones, dicen, las hacen los pueblos. Aunque luego también, en casos los liderazgos les den atole con el dedo, vistiéndolos de adelita, valentinas, zapatistas o villistas. HONOR A LA juventud, es su año. Esta juventud que se ha vuelto en veces defectuosa tal vez como rebeldía, ante el mundo que les dejamos los viejos (no sabíamos el desastre que nos esperaba), pero que es noble y cuando se le convoca, pero a causas justas, con la autoridad debida, responde. Y por eso también se celebra. .” Las difíciles condiciones sociales y económicas que estamos viviendo justifican que prestemos especial atención a la juventud. El 87 por ciento de las personas de 15 a 24 años vive en países en desarrollo. La crisis económica mundial ha tenido efectos desproporcionados en los jóvenes. Estos han perdido empleos, han luchado por conseguir trabajos poco remunerados y han visto limitado su acceso a la enseñanza. En momentos en que la economía empieza lentamente a estabilizarse, debe darse una importancia fundamental a las necesidades de los jóvenes”, dijo Ban Ki moon, el secretario general de las Naciones Unidas, con motivo del Día Internacional de la Juventud, el pasado 12 de agosto.. Y con motivo del Día Internacional de la Paz, que acaba de celebrarse el 21 de septiembre, el mismo Ban Ki moon, además de afirmar que esta celebración es una convocatoria mundial para el cese al fuego y la no violencia, está haciendo un llamado para atraer a jóvenes de todo el mundo a tomar una postura a favor de la paz, con el tema “Jóvenes para la Paz y el Desarrollo”. Pero también el mundo está lleno de luchadores por la paz, los no violentos que aspiran a que la armonía, en sus comunidades, regiones, países o el mundo, sea real y no sólo sueño, utopía irrealizable. Las cosas parecen difíciles en cuanto a la pacificación del hombre (especie), pero no han de ser cosas imposibles, porque son herencias de nuestra historia. Recuerdo haberle leído a Erich Fromm en su Anatomía de la Destructividad Humana, que la guerra es una institución cultural, no está dada por la naturaleza, es de entenderse, y que por lo tanto puede abolirse. Brota la grandeza de nuestra alma pacífica, altruista, generosa, cuando suceden los “enojos”, del clima. Cuando la hermana agua se vuelve abundante, veloz, y en su desaforada carrera al mar, destruye. En estos momentos, la tragedia del territorio Sureste de nuestro país, particularmente en Veracruz. Pero allí, en medio del sufrir de tantos hermanos, surge la caridad, la xaris, lo gratuito de nuestras instituciones y de nosotros los ciudadanos, organizados. Y toda la geografía de México se pone, en alerta, y saca, extrae de si misma sus valores de género humano y les da nombre, en medicinas, víveres, atenciones. Ya aprenderemos a prevenir, ante los nuevos tiempos.

(www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).
+++++






<a









+++++