Treinta mil jóvenes en peregrinación al Cubilete

(Texto y fotos proporcionados por Daniel Negrete Galván, en La Piedad)

Versión estenográfica de la Rueda de Prensa del día 29 de Enero de 2011 en el marco de la XXVIII Peregrinación a la Montaña del Cerro del Cubilete
Víctor León, presidente de Testimonio y Esperanza a nivel nacional, asociación encargada de llevar a cabo esta marcha que este año cumple 28 años ininterrumpidos de realizarse, agradeció la presencia del Nuncio Apostólico, Christophe Pierre y sostuvo que “como jóvenes católicos nos pronunciamos a favor de la vida desde su concepción hasta su muerte natural; nos pronunciamos a favor de nuestro derecho de profesar libremente nuestra fe, exigiendo paz y seguridad en todos nuestros ámbitos. Somos jóvenes con una inquietud y una necesidad de paz, para que Cristo Reine en nuestros hogares, en nuestros centros de trabajo, universidades, dentro de nuestra labor en el ámbito político y las asociaciones civiles. Nuestra nación está inmersa en una batalla entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte. Y para que la cultura de la vida resulte triunfante, necesita de la juventud unida y reconociendo su fe en Cristo. Así es como se puede lograr.
No debemos caer en la indiferencia y en la irresponsabilidad de culpar a la sociedad por la situación que hoy estamos viviendo. La principal causa de nuestros problemas es que hemos dejado de lado el fundamento moral y ético en todas nuestras acciones. También hemos sido testigos de ataques infundados e irresponsables hacia nuestra fe por parte de aquellos que sirven y trabajan para esa cultura de la muerte. Eso también afecta a la paz y seguridad de nuestra patria.
Por eso el mensaje de esta peregrinación a través de su lema: “Firmes en la Fe alcanzamos la paz”, es para que no abandonemos esa lucha por la paz, lucha constante, que no dejaremos los jóvenes de realizar. Somos más los que queremos el bien, que el mal. Somos más los que queremos la justicia, queremos la paz, queremos la libertad de construir una civilización del bien y que una cultura del mal.
“Que el Reino de Dios se dará por añadidura”.
“Son casi 30 mil los jóvenes al pie de Cristo Rey. No duden en defender la fe y los valores cristianos con valentía. No duden en llevarse a Cristo a donde quiera que vayan, a las empresas, a la educación, a la política, a la ciencia, a la cultura, a las comunicaciones, a las redes sociales; somos la esperanza de México y vamos a dejar la apatía para dedicarnos de lleno a resolver los problemas de nuestra patria
Ese es el llamado que nos hace nuestro Santo Padre, Su Santidad, Benedicto XVI. Nos llama a ser una nueva generación de cristianos que participen en todos los ámbitos, todos aquellos ámbitos que dan poder y autoridad, donde se requiere del ejercicio pleno de las facultades morales.
Y otros aspectos donde la vida pública también ha sido afectada; es ahí donde debemos actuar, los jóvenes queremos exigir así esa paz, pero con un pronunciamiento a la participación. Queremos entonces congruencia de nuestra Fe, un gran rigor moral de nuestra conducta, ser competentes profesionalmente y sobre todo, sobre todo tener una enorme pasión por el bien común.
Continuó, sin duda es nuestra gran oportunidad de cambiar la realidad de nuestro país y de nuestro mundo y es tiempo de llevar las enseñanzas de Cristo a acciones y realidades concretas.
Por eso, hoy acudimos aquí 30 mil jóvenes católicos de México, a los pies de Cristo Rey para escucharle, pero sobre todo para actuar después de ese llamado que Él nos hace. Queremos encomendar nuestra participación en esa búsqueda de paz a María Santísima de Guadalupe, que intercede en cada acto, en cada ámbito, que siempre estará presente. Pidámosle así, los dones para que hoy la juventud regrese a sus ciudades de origen, a sus localidades, a sus municipios para que dentro de sus familias comience a reinar la paz en esa inspiración de Cristo. El reinado de Cristo es un reinado de justicia y de paz, que es lo que queremos en nuestra patria. Lo vamos a conseguir.
Durante esta rueda de prensa, el Nuncio Apostólico Christophe Pierre, invitado por el presidente de Testimonio y Esperanza, Víctor León, sostiene que “que es una invitación al joven de ser protagonista en la construcción de la paz, protagonista desde nuestros valores, desde nuestra fe. Me gusta mucho ver a los jóvenes mexicanos que comparten los sufrimientos y alegrías del México de hoy y no se desaniman frente a los problemas, al contrario, afirman que ellos pueden contribuir a la edificación de la paz.
Considera que eso es muy importante porque no hay posibilidad de tener un México, la participación de ciudadanos, sin la participación de todos. Agradece a Víctor como responsable del movimiento Testimonio y Esperanza, agradece a todos los jóvenes que van caminando, que se han esforzado al salir de su casa, de caminar hacia la montaña de Cristo Rey, es un momento muy simbólico para reflexionar en su papel en la sociedad y para manifestar en su deseo de participar en la sociedad.
Y para manifestar también su deseo de actuar, de no ser pasivos, de no aceptar todo lo que está pasando como la injusticia, pero entrar en una acción positiva.
Añade: “La Iglesia quiere aprovechar la cercanía con estos jóvenes, ya que el papel de la Iglesia es la predicación del Evangelio, invitarlos a ese encuentro con Cristo, escuchar su Evangelio. Cuando vivimos los valores de Cristo, nuestra vida cambia. El hecho de que haya jóvenes refleja el trabajo que desde sus escuelas, sus parroquias, su ambiente, se ha hecho para que estén presentes en esta marcha a Cristo Rey.
Reflexiona y acepta que “existe, sin embargo, apatía, que es una manifestación del tiempo de hoy. Ustedes pueden hacer mucho, pero hay que hacer un trabajo de dedicación, de grupo y de comunidad. El joven tiene que cambiar su vida personal para cambiar su entorno.
A pregunta expresa de los medios, sobre si la Iglesia estaba perdiendo a los jóvenes, el Nuncio Apostólico, aclaro:
“Yo no diría que se esté perdiendo la guerra, he visitado a toda la República, durante mis cuatro años que llevo en México y hay muchísimos mexicanos que no han perdido la esperanza, que quieren ser testigos de la esperanza. Los violentos aparentemente tienen la capacidad de matar, pero nosotros tenemos la capacidad de los valores en el evangelio. Yo diría que no. La mayoría son personas de buena voluntad, sólo hay que invitarlas a sumarse”.
“La Iglesia tiene que utilizar todos los medios buenos para acercarnos a los jóvenes en particular. Tenemos muchos medios. Pienso que la red de la Iglesia Católica, es una red inmensa, pero hay que utilizar ya esta red que tenemos.
Hay centenas y centenas de parroquias que tienen presencia capilar, y tenemos que utilizar la tecnología, yo veo que todos ustedes tienen su pequeño computer. Yo también lo tengo como ustedes y es una invitación a entrar a las redes sociales.
Al respecto, el representante del Vaticano en México, enfatizó en que “vivimos en un mundo peligroso, no hay que rechazarlo por ser así, al contrario, tenemos que vivir en él, pero el padre que deja libre acceso a sus hijos es un irresponsable. Necesitamos mucha responsabilidad de los educadores, de los maestros, de los políticos. Las redes pueden vincular el bien, pero también el mal, no lo olvidemos. En el mundo globalizado como el nuestro, hay que hacer un trabajo de educación, para mí el papel principal de la Iglesia es un trabajo de educación, para que esas personas puedan ser actores de la civilización del amor.
¿Qué método implementa la Iglesia para que los jóvenes regresen a Ella?
Es realmente un reto. ¿cómo podemos nosotros como Iglesia que los jóvenes regresen? Recordemos que todos formamos parte de la Iglesia y por lo tanto es un compromiso de todos los católicos laicos.
Por último, el presidente de Testimonio y Esperanza, Víctor León anuncia que los jóvenes y las familias, y nuestras instituciones son la Iglesia. El mensaje de paz es para todos nosotros. La presencia de 30 mil jóvenes, nos implica un compromiso mayor para seguir trabajando a favor de la vida y la familia.
El Nuncio, reitera que muchos católicos piensan que lo son, asistiendo a misa y el ser católico no nada más significa asistir a misa, es dar testimonio de serlo en su vida.
La historia de México está llena de católicos que en su momento se levantaron para hacer algo, haciendo alusión a los cristeros. Afirma que el amigo no es solamente para el antro, el amigo es también para compartir mis valores, “esto lo declaro muy fuertemente, porque los católicos deben manifestarse.
Por último el representante de Testimonio y Esperanza, Víctor León, puntualizó que “lo que sigue después es sumarse e invitar a las asociaciones a que se comprometan por la vida, creemos que en México somos mucho más los jóvenes que estamos dispuestos a defender la vida”.

+++++
Chritophe Pierre, representante del Vaticano en México en Cristo Rey

30 mil jóvenes católicos en Cristo Rey peregrinan por la paz y
la permanencia de los valores en la sociedad
Jóvenes en Cristo Rey expresan libremente su fe

Víctor León, presidente de Testimonio y Esperanza a nivel nacional, asociación encargada de llevar a cabo esta marcha que este año cumple 28 años ininterrumpidos de realizarse, agradeció la presencia del Nuncio Apostólico, Christophe Pierre y sostuvo que “como jóvenes católicos nos pronunciamos a favor de la vida desde su concepción hasta su muerte natural; nos pronunciamos a favor de nuestro derecho de profesar libremente nuestra fe, exigiendo paz y seguridad en todos nuestros ámbitos. Somos jóvenes con una inquietud y una necesidad de paz, para que Cristo Reine en nuestros hogares, en nuestros centros de trabajo, universidades, dentro de nuestra labor en el ámbito político y las asociaciones civiles. Nuestra nación está inmersa en una batalla entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte. Y para que la cultura de la vida resulte triunfante, necesita de la juventud unida y reconociendo su fe en Cristo. Así es como se puede lograr.

No debemos caer en la indiferencia y en la irresponsabilidad de culpar a la sociedad por la situación que hoy estamos viviendo. La principal causa de nuestros problemas es que hemos dejado de lado el fundamento moral y ético en todas nuestras acciones. También hemos sido testigos de ataques infundados e irresponsables hacia nuestra fe por parte de aquellos que sirven y trabajan para esa cultura de la muerte. Eso también afecta a la paz y seguridad de nuestra patria.
Por eso el mensaje de esta peregrinación a través de su lema: “Firmes en la Fe alcanzamos la paz”, es para que no abandonemos esa lucha por la paz, lucha constante, que no dejaremos los jóvenes de realizar. Somos más los que queremos el bien, que el mal. Somos más los que queremos la justicia, queremos la paz, queremos la libertad de construir una civilización del bien y que una cultura del mal.

“Que el Reino de Dios se dará por añadidura”.

“Son casi 30 mil los jóvenes al pie de Cristo Rey. No duden en defender la fe y los valores cristianos con valentía. No duden en llevarse a Cristo a donde quiera que vayan, a las empresas, a la educación, a la política, a la ciencia, a la cultura, a las comunicaciones, a las redes sociales; somos la esperanza de México y vamos a dejar la apatía para dedicarnos de lleno a resolver los problemas de nuestra patria

Ese es el llamado que nos hace nuestro Santo Padre, Su Santidad, Benedicto XVI. Nos llama a ser una nueva generación de cristianos que participen en todos los ámbitos, todos aquellos ámbitos que dan poder y autoridad, donde se requiere del ejercicio pleno de las facultades morales.
Y otros aspectos donde la vida pública también ha sido afectada; es ahí donde debemos actuar, los jóvenes queremos exigir así esa paz, pero con un pronunciamiento a la participación. Queremos entonces congruencia de nuestra Fe, un gran rigor moral de nuestra conducta, ser competentes profesionalmente y sobre todo, sobre todo tener una enorme pasión por el bien común.

Continuó, sin duda es nuestra gran oportunidad de cambiar la realidad de nuestro país y de nuestro mundo y es tiempo de llevar las enseñanzas de Cristo a acciones y realidades concretas.

Por eso, hoy acudimos aquí 30 mil jóvenes católicos de México, a los pies de Cristo Rey para escucharle, pero sobre todo para actuar después de ese llamado que Él nos hace. Queremos encomendar nuestra participación en esa búsqueda de paz a María Santísima de Guadalupe, que intercede en cada acto, en cada ámbito, que siempre estará presente. Pidámosle así, los dones para que hoy la juventud regrese a sus ciudades de origen, a sus localidades, a sus municipios para que dentro de sus familias comience a reinar la paz en esa inspiración de Cristo. El reinado de Cristo es un reinado de justicia y de paz, que es lo que queremos en nuestra patria. Lo vamos a conseguir.

Durante esta rueda de prensa, el Nuncio Apostólico Christophe Pierre, invitado por el presidente de Testimonio y Esperanza, Víctor León, sostiene que “que es una invitación al joven de ser protagonista en la construcción de la paz, protagonista desde nuestros valores, desde nuestra fe. Me gusta mucho ver a los jóvenes mexicanos que comparten los sufrimientos y alegrías del México de hoy y no se desaniman frente a los problemas, al contrario, afirman que ellos pueden contribuir a la edificación de la paz.

Considera que eso es muy importante porque no hay posibilidad de tener un México, la participación de ciudadanos, sin la participación de todos. Agradece a Víctor como responsable del movimiento Testimonio y Esperanza, agradece a todos los jóvenes que van caminando, que se han esforzado al salir de su casa, de caminar hacia la montaña de Cristo Rey, es un momento muy simbólico para reflexionar en su papel en la sociedad y para manifestar en su deseo de participar en la sociedad.

Y para manifestar también su deseo de actuar, de no ser pasivos, de no aceptar todo lo que está pasando como la injusticia, pero entrar en una acción positiva.

Añade: “La Iglesia quiere aprovechar la cercanía con estos jóvenes, ya que el papel de la Iglesia es la predicación del Evangelio, invitarlos a ese encuentro con Cristo, escuchar su Evangelio. Cuando vivimos los valores de Cristo, nuestra vida cambia. El hecho de que haya jóvenes refleja el trabajo que desde sus escuelas, sus parroquias, su ambiente, se ha hecho para que estén presentes en esta marcha a Cristo Rey.

Reflexiona y acepta que “existe, sin embargo, apatía, que es una manifestación del tiempo de hoy. Ustedes pueden hacer mucho, pero hay que hacer un trabajo de dedicación, de grupo y de comunidad. El joven tiene que cambiar su vida personal para cambiar su entorno.

A pregunta expresa de los medios, sobre si la Iglesia estaba perdiendo a los jóvenes, el Nuncio Apostólico, aclaro:

“Yo no diría que se esté perdiendo la guerra, he visitado a toda la República, durante mis cuatro años que llevo en México y hay muchísimos mexicanos que no han perdido la esperanza, que quieren ser testigos de la esperanza. Los violentos aparentemente tienen la capacidad de matar, pero nosotros tenemos la capacidad de los valores en el evangelio. Yo diría que no. La mayoría son personas de buena voluntad, sólo hay que invitarlas a sumarse”.

“La Iglesia tiene que utilizar todos los medios buenos para acercarnos a los jóvenes en particular. Tenemos muchos medios. Pienso que la red de la Iglesia Católica, es una red inmensa, pero hay que utilizar ya esta red que tenemos.
Hay centenas y centenas de parroquias que tienen presencia capilar, y tenemos que utilizar la tecnología, yo veo que todos ustedes tienen su pequeño computer. Yo también lo tengo como ustedes y es una invitación a entrar a las redes sociales.

Al respecto, el representante del Vaticano en México, enfatizó en que “vivimos en un mundo peligroso, no hay que rechazarlo por ser así, al contrario, tenemos que vivir en él, pero el padre que deja libre acceso a sus hijos es un irresponsable. Necesitamos mucha responsabilidad de los educadores, de los maestros, de los políticos. Las redes pueden vincular el bien, pero también el mal, no lo olvidemos. En el mundo globalizado como el nuestro, hay que hacer un trabajo de educación, para mí el papel principal de la Iglesia es un trabajo de educación, para que esas personas puedan ser actores de la civilización del amor.

• ¿Qué método implementa la Iglesia para que los jóvenes regresen a Ella?
• Es realmente un reto. ¿cómo podemos nosotros como Iglesia que los jóvenes regresen? Recordemos que todos formamos parte de la Iglesia y por lo tanto es un compromiso de todos los católicos laicos.
• Por último, el presidente de Testimonio y Esperanza, Víctor León anuncia que los jóvenes y las familias, y nuestras instituciones son la Iglesia. El mensaje de paz es para todos nosotros. La presencia de 30 mil jóvenes, nos implica un compromiso mayor para seguir trabajando a favor de la vida y la familia.
• El Nuncio, reitera que muchos católicos piensan que lo son, asistiendo a misa y el ser católico no nada más significa asistir a misa, es dar testimonio de serlo en su vida.
• La historia de México está llena de católicos que en su momento se levantaron para hacer algo, haciendo alusión a los cristeros. Afirma que el amigo no es solamente para el antro, el amigo es también para compartir mis valores, “esto lo declaro muy fuertemente, porque los católicos deben manifestarse.
• Por último el representante de Testimonio y Esperanza, Víctor León, puntualizó que “lo que sigue después es sumarse e invitar a las asociaciones a que se comprometan por la vida, creemos que en México somos mucho más los jóvenes que estamos dispuestos a defender la vida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: