MOSAICO, 10–III–011

(Fotos de Silviano Martínez Campos)

Martínez Campos, 10/III/011

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 10 de Marzo.- UN PEQUEÑO TROPIEZO tecnológico tal vez me dificulte abordar como es debido este MOSAICO, el cual a lo mejor hasta me sale alrevesado. Lo más fácil sería comenzar, como suelo hacerlo, con la consabida referencia a mi pueblito, Ziquítaro, el ombligo del mundo dicho sea de paso. Pero me encuentro con la dificultad de que ante estos apuros redaccionales, no se me ocurre decir nada al respecto, salvo que ojalá coloquemos allá una antena interplanetaria, en el mero Cerro del Metate; pero eso sería más bien materia de un sueño guajiro, que creo ni eso me va a salir ahora: ya en el anterior dí mucho en qué pensar. PODRÍA SER EL tema de las transiciones, pero en ese caso me vería de todas maneras obligado a referirme al ombligo del mundo. Ya lo veré en el curso que agarre este MOSAICO, pero de pronto se me ocurre pensar que la clave, está en el ritmo. Y es que de improviso se nos aceleró la cosa, en todos lados y en todas dimensiones, y ya no hallamos la puerta. Cosa de ritmo, pues, pero así somos y no sólo personas, sino isntituciones, aún las más viejas. A mi, por ejemplo, llegó a extrañarme, unos años ha, al enterarme de que ¡hacía falta otro concilio!, en mi Iglesia y esto tan en serio, que por allá en el Sur de nuestro continente, era apoyado (no sé como vaya) un movimiento al respecto, hasta por obispos. Pero se han dejado oir voces en contrario, que ni eso es suficiente, sino hace falta una reforma radical, tan radical, como nunca vista en la historia milenaria. Ojalá, porque a mucha gente le gustaría ver a monjitas no sólo de porteras, sino en los meros altares como sacerdotisas, por ejemplo. Aparte de la desclericalización desde luego. INERCIAS QUE DA EL poder, en el caso del poder político, desde luego, como lo que sucede en el Norte de Africa. Perpetuación en los cargos de dinastías, reyes o jefes de Estado, que se derrumban cuando el pueblo joven se organiza y los expulsa. Pero en otros casos desemboca el intento en baño de sangre como el Libia, donde la resistencia de los poderes, se vuelve sangrienta. En cuanto a las armas, no sé nada, vengo de la tecnología de la resortera, o de la carabina de baqueta; pero no me gustaría, por ninguna razón, que le fueran lanzadas a Kadafi, y su grupo, las terríficas bombas “inteligentes” que desquiciazron Irak. Que los libios resuelvan, aunque desgraciadamente, según nos dicen las noticias, ya se volvió prácticamente guerra civil allí. Y aquí, en México, viéndolo bien a una distancia de diez años, nuestra transición no va tan mal, a pesar de los baños de sangre. Una democracia incipiente, es mejor que ninguna LAS MUJERES SABEN de ritmos, su bendita naturaleza, así fue dotada. Sintonizan más que el varón, con los ritmos de la vida y por eso su vibrar ante lo bello de las flores, la armonía de los colores, la sinfonía de lo real, el perfume del afecto aceptado y del afecto donado. No podremos asegurar que todos las valoramos, sean madres, esposas, hijas, hermanas (a veces ni ellas mismas se valoran); pero hay terribles aberraciones sociales que demeritan la condición humana del varón y las ultrajan a ellas: la trata de esclavas, el golpearlas en el hogar, la desigualdad laboral. Hay avances, desde luego, en el reconocimiento de sus derechos, ciudadanos, políticos. Abundan enfermeras, maestras, trabajadoras sociales, estudiosas que humanizan el diario vivir. Pero faltan más alcaldesas, gobernadoras y presidentas de la República. Al rato tal vez haya sacerdotizas y hasta obispas. Se trataría de feminizar el mundo, así como suena, porque la aceleración científico—tecnológica, y su mal uso, obra del varón principalmente, está acelerando su destrucción, lo que está ampliamente documentado.NO SÉ SI la aceleración tecnológica pueda desembocar en el hombre—robot, ni si haya resonancias que puedan influir en la conducta humana, ni si la nanotecnología pueda acelerar al hombre tecnotrónico, ni si los manejos de códigos genéticos o si la tecnología transgénica puedan ocasionar un desastre ecológico. Lo que sí sé decir, es que la tecnología que me permite estar escribiendo esto, me tiene todo tambuluqueaedo. Resulta que se me averió un programa para escribir, y estoy usando otro ¡Pero no hice la transición a tiempo!, soy torpe al usarlo y ya ve, este MOSAICO me salió alrevesado. Pero no importa. Para lo que escribo, es lo mismo comenzar de arriba, hacia abajo, o de la derecha, a la izquierda. Por donde quiera que se agarre el hilo, vamos a dar al centro del ovillo. Y puesto que como centros de referencia para cada uno y para las comunidades, lo son nuestros ombligos del mundo, sean pueblitos, colonias, barrios, ciudades, habrá de verse si la UNESCO, el organismo de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura, piensa en eso al desparramar por todo el mundo reconocimientos y apoyos a reservas ecológicas, centros históricos, patrimonios artísticos, artesanías, riquezas culinarias.. A lo mejor se trata de ver y reconstruir el mundo desde el lugarcito donde fue uno plantado, su ombligo del mundo, pues.

( www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: