EBRARD, DAMNIFICADO DEL PRD. Salvador Flores Llamas

Amalia García Medina

Image via Wikipedia

A c e n t o

Ebrard, damnificado del PRD

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Al darse la elección de sus nuevos líderes sin los consabidos pleitos, ganó el PRD y el único damnificado fue Marcel Ebrard, por haberse empeñado en imponer de líder nacional a Armando Ríos Piter, lo que además de necedad, fue una afrenta a todos los perredistas.

Ensoberbecido por sentirse dueño del DF, aunque en lo que va del 2011 no haya pagado sueldos a miles de empleados de su gobierno que cobran por honorarios; no tuvo empacho en mandar comprar para su pupilo votos de 70 mil a 80 mil pesos, según denuncia de sus propios copartidarios.

Ebrard perdió la cabeza, porque quería mangonear al PRD, sin la capacidad de liderazgo de López Obrador y haciendo a un lado a los Chuchos, que, como sea, son aún la tribu mayoritaria del partido.

Avorazado, creyó que así no sólo dispondría del subsidio de 430 millones que da el IFE al sol azteca, sino impondría la mayoría de candidatos a diputados federales, senadores, gobernadores y demás a renovarse de aquí a 2012; con él, claro está, como candidato presidencial.

Pero el tiro le salió por la culata, porque a Ríos Piter ni lo conocen en el PRD, aunque para Ebrard sea muy afín porque –igual que él- ha vestido varias casacas políticas, sin fidelidad a principios ni ética política y por mera conveniencia.

(Hay por ahí una anécdota de que Marcel buscó ser candidato del PAN en 1997; pero l rechazaron).

Priísta de origen, Ríos Piter, hoy diputado federal del PRD, trabajó en el gabinete panista de Fox de subsecretario de la Reforma Agraria, con su paisano Florencio Salazar; fue secretario de Desarrollo con el priísta, disfrazado de perredista, Zeferino Torreblanca en Guerrero, y se convirtió en su delfín para sucederlo como gobernador.

Sin arraigo ni en el estado ni en el partido, fracasó junto con Torreblanca, a quien le impusieron al ex gobernador priísta Ángel Aguirre Rivero, hoy perredista por conveniencia, como sucesor, y a quien Marcelo respaldó con dispendio, aunque Iztapalapa no tenga agua potable y los capitalinos sufran enormes carencias.

Ahí Ebrard adoptó a Ríos, y dizque para que no hiciera mosca a Aguirre Rivero, le prometió un cargo en el DF y por eso quiso imponerlo de jefe nacional amarillo.

Los Chuchos, que conservarán la presidencia con Jesús Zambrano y los pejistas la secretaría general con la pareja Padierna-Bejarano, es previsible le hagan la guerra al intruso, aunque su protector político pretenda que dirija la comisión de alianzas políticas, de perdida.

Aún sin consolidarse la nueva dirigencia del PRD, esta vez no corrió sangre. Pese a presiones y cañonazos de 70 mil a 80 mil pesos por voto, llevaron la fiesta en paz.

Hay una especie de unidad, al menos aparente, prendida con alfileres, y a ver quién es el guapo que se los  quita. Quizá sea hasta que Ebrard y el Peje lance cada quien su candidatura presidencial, y entonces sí dividirán a la llamada izquierda.

Porque ninguno de los dos va a ceder.

En la presentación de su nuevo proyecto “para regenerar el país”, este domingo, López O. recalcó que su movimiento participará en la elección presidencial de 2012, y ciertamente no postulará a Marcelo, sino a él.

Al parecer, lo de la alianza con el PAN en el estado de México fue parte de la negociación de Lola Padierna con los Chuchos para alzarse con la secretaría general, el segundo cargo jerárquico partidista.

Ni dudar que desde ahí ella, con su esposo René Bejarano (ya rehabilitado como perredista) buscará echar al máximo agua al molino obradorista, aun a costa de la unidad partidista.

No extraña que Bejarano haya sido de nuevo acogido por un partido donde milita un Leonel Godoy, señalado como narcogobernador,  y que convirtió en diputado federal a Julio César Godoy, pese a la orden de aprehensión en su contra, aunque después haya votado su desafuero.

Además de que fue factor –amparada por Ebrard- en la elección de la nueva directiva Amalia García, ex gobernadora de Zacatecas, indiciada como depredadora del erario estatal, con graves acusaciones en contra.

Para qué seguirle con alcaldes y ex funcionarios  perredistas denunciados como cómplices de mafias o por manejos vergonzosos, como Carlos Imaz, Ramón Sosamontes o Rosario Guerra, extorsionadores del argentino Carlos Ahumada, junto con Bejarano.

Es mejor desearles que lleven la fiesta en paz y retiren de nuestra política sus  escándalos y agarrones encarnizados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: