NUEVA YORK. Salvador Flores Llamas

Broadway show billboards at the corner of 7th ...

Image via Wikipedia

A c e n t o

Nueva York

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Si todos los caminos llevan a Roma, todas las aerolíneas confluyen en Nueva York, primera urbe en el mundo que se disparó hacia el cielo y sus orgullosos rascacielos arañan las estrellas.

Hong, Kong, Dubai y Taipei con sus costosísimos hoteles más altos del mundo, intentan emular y reafirmaron la supremacía de la Urbe de Hierro, en cuyas calles con frecuencia no penetra el sol y se encajona el viento helado, a causa de las alturas de sus edificios  

Despertar con una llovizna matinal en la Gran Manzana, entre el tráfago de las personas que surgen del Metro, trenes suburbanos autobuses y taxis rumbo a sus empleos, institutos de estudios y demás destinos, es un poema existencial que sólo aquí se da.

La febrilidad ocurre en todos los rumbos, con dos epicentros en el centro financiero de Wall Street y el Midtown y sus avenidas más llamativas: la 5ª., la de las Américas, Park Av. y Madison, asiento de las firmas de publicidad más exitosas del mundo.

Las atraviesa la Calle 47, que entre la Av. De las Américas (6ª.) y la 5a., alberga el centro de los diamantes, en manos de la poderosa comunidad judía, cuyos solideos y sacos negros pululan por ese rumbo  

La 5ª., la más famosa, por las tiendas de grandes corporaciones y escaparates de lujo, el Empire State, Rockefeller Center, la Catedral de San Patricio, y por ser ruta de imponentes recepciones de héroes y personajes, o desfiles conmemorativos y protestas.  

Va del Parque y Arco a Wáshington, en Greenwich Village, hasta el norte de la isla de Manhattan; pasa a un constado de Central Park, por residencias de celebridades, el Museo Metropolitano  y el Goggenheim con su diseño de sorbete.

Cantada por célebres escritores, geniales músicos e intérpretes, la antígua Nueva Amsterdan ve desfilar en Times Square ríos de turistas de todas las nacionalidades y rumbos de Estados Unidos, que la hacen la ciudad más visitada por sus universidades,  centros de finanzas y negocios, espectáculos teatrales, museos, restaurantes y sus múltiples atractivos.

La tarde-noche presencia la avalancha de gente que abarrota los teatros de Broadway, con obras que marcan la pauta de ese arte en la Tierra; unas duran años en cartelera, para luego presentarse en otras citys de EU y del mundo, ya traducidas a veces a las lenguas vernáculas.

Mudo recuerdo de la tragedia de las Torres Gemelas es la Zona Cero, donde aún no se define el gran edificio y el mausoleo que honrarán a las 3,000 víctimas del 11 de septiembre de 2001, cuyo recuerdo aún arranca lagrimas a 10 años de distancia.

Viejos visitantes de la Urbe de Hierro son sienten nostalgia por esos edificios, en cuya planta baja, corredores y tiendas fluía entre la 7 y 9 horas y las 18 y 20 una auténtica colmena humana de un zumbido singular, al salir o dirigirse de una estación a otra de los trenes subterráneos que iban a la periferia.

La Estatua de la Libertad, el Barrio Chino, Times Square, Central Park y Rockefeller Center, con su plaza (convertida en pista de hielo en otoño-invierno y en restaurante el resto del año) son puntos a visitar.

Como Radio City Music Hall, Linconln Center y Carnegie Hall, sedes de selectos espectáculos musicales y operísticos, con intérpretes consagrados o las promesas que fraguan para el futuro.

En la noche la 5ª. Av. es ascua de luz, de Central Park a 34 Street (sitio del Empire State) por las vitrinas de las tiendas y joyerías más famosas, que compiten en diseños y definen la moda. Allí la gente se codea con celebridades y personajes del momento.

Tras disfrutar una obra de teatro y una opípara cena en un selecto restaurante, pasea un rato por la 5ª. Av., observa los aparadores y la inventiva de sus diseñadores y el paso de las lujosas calandrias, con corceles vigorosos, del Hotel Plaza a Rockefeller Center. 

A principios de 2010, la crisis económica aguzó el genio del dueño de un establecimiento que exhibió en el escaparate a bellezas en sugestivos negligees y prendas de lencería, que atrajeron a miles de miradas, aunque tal vez a no mucha clientela.

En la 2ª. Ave. y 42 Street está la ONU, donde, quizá cada vez con menor tono, se deciden,  los destinos mundiales y de los conflictos regionales del Globo Terráqueo.

Nueva York ofrece ésas y tantas sorpresas al deambular por calles plazas, jardines, observar los atuendos de moradores y visitantes y oir lenguas de todas las latitudes. Por algo es la Capital del mundo, la Babel moderna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: