ANDAN NERVIOSOS LOS PRIISTAS. Salvador Flores Llamas

Tijuana-view

Image via Wikipedia

A c e n t o Andan nerviosos los priístas SALVADOR FLORES LLAMAS Ante el golpe político seco para el PRI por la captura de Jorge Hank Rhon, algunos priístas andan muy nerviosos por no tener la conciencia tranquila; ex gobernadores norteños, sobre todo. Es posible que haya una estrategia electoral del gobierno federal hacia el 2012 para exhibir a los ligados al crimen organizado o que se avorazaron sobre los erarios de sus estados. Los jerarcas del PRI están atolondrados, no aciertan a encontrar la forma para protegerlos, y no sería raro que algunos emigraran sigilosamente. Porque de presentarse más casos similares, será difícil que el tricolor cumpla su sueño de recuperar el poder, pese a la popularidad de Peña Nieto. Por lo pronto la caída de Jorge Hank sacudió la campaña electoral de Eruviel Ávila, por su relación y de su familia con políticos del Edomex –aunque hace tiempo que vive en Tijuana—en vísperas del debate de los aspirantes a la gubernatura, pues da a Bravo Mena y a Encinas parque suficiente para hacer papilla al priísta. Por lo pronto su coordinador de campaña, Miguel Osorio Chong, ex gobernador de Hidalgo se apresuró a tratar de aclarar que en ésta no hay un solo centavo de Hank Rhon; mas eso no tiene la menor importancia. Humberto Moreira, líder nacional tricolor, suspendió su conferencia de prensa del lunes, para evitar el bombardeo reporteril sobre el caso, pues quiere desviar la atención del caso, y casi de seguro el PRI eludirá defender al hijo menor del Profesor. Máxime que es un personaje impresentable, señalado desde tiempo ha por sus nexos el crimen organizado y el narco, y así el PRI lo hizo alcalde de Tijuana y candidato al gobierno estatal. La PGR anunció que le investiga posibles nexos con el crimen organizado y amplió de 48 a 96 horas para definir su situación jurídica, y mientras más se alargue el proceso, más estará el PRI ante el tribunal de la opinión pública, que le es adversa. Lo real es que Jorge hacía gala de prepotencia e impunidad y se manejaba al margen de la ley. En 1988 el semanario Zeta de Tijuana lo culpó de ordenar el asesinato del Gato Félix Miranda, su subdirector, y fue detenido Antonio Vera Palestina, su jefe de escolta como ejecutor material, quien aún purga su condena. En 2004 Zeta también le achacó la balacera en que murió Francisco Ortiz, su editor. Pero tampoco fue aprehendido. Estados Unidos lo investiga por lavado de dinero y posibles nexos con el narcotráfico (el hipódromo Agua Caliente, de su propiedad, es “santuario de narcotraficantes”, reportó el cónsul Ronald Kramer al Departamento de Estado). Por eso le retiraron la visa hace dos años, pues por cualquier lado que se le observara, Jorge era un monumento a la impunidad. Por otro lado, Moreira quizá esté arrepentido de sus aspavientos al acusar al gobierno federal de una cacería de brujas contra los priístas, porque hay muchas manzanas podridas en su canasta y no sabe por dónde vendrá otro posible golpe y de qué tamaño será la liebre. Tantos nerviosos estaban ya los jerarcas del PRI, que hace dos semanas mandaron preguntar comedidamente a la procuradora Maricela Morales si investigaban a algún ex gobernador priísta. La titular de la PGR lo negó por no poder revelar pistas de las indagatorias. Sería error que también quisieran interpelarla en el Congreso sobre el caso, porque no les revelaría nada, por elemental secrecía. Mejor que le pregunten a la gente, que ya tiene una larga lista de priístas que han abusado del poder y del dinero de los mexicanos. Por otro lado, es falsa la especulación de que este asunto beneficia a Blake Mora, secretario de Gobernación, por ser de Baja California; pues es casi imposible que sea al candidato panista a gobernador en 2013, pues Felipe lo rescató precisamente cuando, como secretario de gobierno, acabada de perder el estado para el PAN. Como operador político entregó al PRI en 2010 los cinco municipios y de 25 curules del Congreso sólo rescató 6. A quien sí puede ayudar es al senador Fernando Castro Trenti, quien, con la quema de Jorge Hank, que pretendía repetir como candidato a gobernador, tiene campo libre, aunque la aprehensión sí repercutirá en esos comicios. No será raro, pues, ver que ex gobernadores priístas, tan prepotentes en su momento, emigran sigilosamente del país, desconfiados de la protección de su partido. Como Jesús Aguilar Padilla, ex gobernador de Sinaloa, y Eugenio Hernández, de Tamaulipas, a quienes Moreira les dio cupo en el CEN para protegerlos. A ver si Humberto Moreira no le baja ya a los insultos y ataques a Calderón, con que parecía pretender no dejar títere con cabeza en el gabinete, pues evidentemente esa estrategia le resultó contraproducente. Lo más probable es que el PRI no insista en defender al hijo del profesor Hank González, por conveniencia política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: