En Ario de Rayón. Los vestigios de la Narciso Mendoza, podrían considerarse monumentos artísticos.

Los vestigios de la Narciso Mendoza podrían considerarse monumentos artísticos: CES 1º de Mayo
Sabado, 10.12.2011, 03:38pm (GMT-5)

AMPARO SOLIS BARRAGÁN
(SEGUNDA DE 2 PARTES)
ARIO DE RAYON, Mich. diciembre 2011.— En la edición de la semana pasada compartimos con usted, amable lector, la opinión de los Profrs. Martín Rivera Cerna y Víctor Pérez Castillo, directores del turno matutino y vespertino respectivamente, sobre la situación de la Escuela Narciso Mendoza, y ahora en cuanto a su edificio antiguo, damos a conocer a usted

alumnos tomando clase frente a la jefatura de tenencia

LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS
Con la autorización y solicitud de los dos directores de la primaria federal, el arquitecto Sergio Pérez Sustaita, director de la licenciatura de arquitectura del Centro de Estudios Superiores Primero de Mayo, junto con Angel Gutiérrez Equihua y Jorge Alonso, arquitectos con maestría y diez años de experiencia en restauración, acudió al edificio para hacer una valoración del mismo (cuya respuesta se publicó en la sección cultural de GUIA del 20 de noviembre) y consideró que:

LOS DAÑOS
Consisten en lo siguiente: “Los muros de tabicón del cuerpo central no muestran daños estructurales, los desperfectos visibles en sus acabados son consecuencia de la falta de mantenimiento y de cierta filtración de humedades mal solucionadas.
Las columnas de los portales junto con sus trabes, en especial en el portal de la fachada principal, presentan daños no sólo en sus acabados ya que como consecuencia de la falta de mantenimiento y humedades se han afectado parcialmente el concreto y su refuerzo de acero.

Bajo este guamúchil tomaron clases cientos de vecinos de ARIO. (Fotos proporcionadas por Cony Sotelo, nieta del Profr. Salvador Sotelo.).

La losa de concreto armada con varillas de acero, que cubre toda la planta baja, presenta daños en sus acabados,  y afectaciones parciales en su concreto y armado, como consecuencia de la falta de mantenimiento, y lo poco acertadas que han sido las intervenciones para evitar la filtración de agua en ella.
Las aulas (de los dos costados) presentan daños en sus muros como consecuencia de las no muy acertadas intervenciones a sus edificios originales, en décadas recientes, ya que por ejemplo al hacer perforaciones para introducir en ellos castillos y columnas se dañó la estabilidad estructural del mismo, lo cual aunado a la colocación de una losa de concreto armado muy pesada sobre él, originó la aparición de las grietas que hoy vemos por los muros de ambas aulas, pues ellos no estaban diseñados originalmente para esa solución de cubierta. Daños a los que se añade una gran cantidad de humedad en los plafones de esas losas, como consecuencia de impermeabilizaciones no muy acertadas”.

Arquitectos Jorge Alonso, Angel Guitiérrez y Sergio Pérez, de Visita en la escuela. Los acompañó un alumno de la licenciaturqa de arquitectura y los profesores Benita Toledo y Martín Rivera.

¿POR QUÉ SE PROPONE LA CONSERVACIÓN?
Se propone la posible conservación de estos inmuebles:
Porque su conservación material puede ser posible
Por ser testimonio de un momento histórico del pueblo de Ario de Rayón.
Por ser los restos de un proyecto educativo con el cual se construyó una parte importante de la actual sociedad local.
Y por el valor artístico de su arquitectura y elementos escultóricos vigentes, que contribuyen a darle identidad a Ario de Rayón, a diferencia de la estandarización con que se construyen los actuales recintos educativos que no dan testimonio de las particularidades culturales de cada sitio. Tomando como fundamento la  LEY FEDERAL SOBRE MONUMENTOS Y ZONAS ARQUEOLOGICOS, ARTISTICOS E HISTORICOS. 6 de mayo de 1972, a tales vestigios se les podría considerar como monumentos artísticos según el artículo 33 por “su significación en el contexto urbano” local y por su valor estético a partir de sus características de representatividad, y por el grado de innovación en materiales y técnicas con que se construyó en su tiempo.

parte frontal del edificio viejo

¿CONTRARIA A LA ACTITUD DEL PROFR. SOTELO?
Sin embargo, la actitud del profesor Martín Rivera Cerna contradicen sus palabras (de la entrevista publicada la semana anterior), ya que es más notable su inclinación por la demolición del edificio que por su conservación, y ha dicho a los padres de familia que cuesta 1.5 millones de pesos la restauración y lógicamente algunos padres de familia prefieren la demolición por el costo económico que se le está manejando y por el “riesgo de siniestro que representa” del cual el director dice que no se hace responsable, sin embargo, ejidatarios, habitantes y ex alumnos quieren rescatar el edificio antiguo de esta histórica escuela, cuya lucha por construirla y

Examinando un de las columnas dañadas.

ANTECEDENTES
nos los presenta el libro de la autobiografía del Profr. Salvador Sotelo, publicado en el año de 1995 y que lleva por título “Historia de mi vida, autobiografía y memorias de un maestro rural en México, 1904-1965”, ganador del premio Salvador Azuela 1995, del cual tomo un fragmento de lo referente a la construcción:
“La escuela del estado funcionó en el portal de la jefatura durante dos meses, hasta que fue clausurada. Así, la escuela bajo mi dirección ocupó el campo que se utilizaba para deportes, a la sombra del corpulento guamúchil… (que ya también por falta de mantenimiento no existe).

Parte trasera del edificio viejo.

Los niños utilizaban el césped como mesa y soportaban la inclemencia de los vientos polvosos de febrero y marzo. Esperábamos la orden de clausura por carecer de un local…
Un día se presentó el ejidatario Benito Narez Espinoza, con una carreta de piedra y me dijo: “¿Dónde la tiro, profesor?, es para construir la escuela”. El gesto de aquel hombre rústico, un campesino sin hijos que sentía compasión y cariño por la niñez, me hizo reiniciar la lucha por la escuela y levantó mi moral decaída, porque ese campesino deseaba en el fondo resolver el problema de la escuela.

Albañiles trabajando en la construcción de la escuela.

Teníamos que construir la escuela en un lugar en el que no intervinieran fuerzas extrañas. Comencé por reunir a la comunidad de Potrerillos, le dije que construyéramos nuestra escuela. La comunidad estuvo de acuerdo en que se construyera y propuso que se hiciera el proyecto y el presupuesto para construir un salón que diera abrigo a los niños de Potrerillos.
Cuando el grupo grande —así llamaban a la comunidad de Ario— supo de lo aprobado por la comunidad de Potrerillos se adhirió al plan, pero entonces había que ampliar el proyecto con mayores dimensiones y así se hizo.

Alumnos Mayores que sirvieron como “maestros auxiliares”.

LOS COMITÉS
Se proyectaron seis salones de cinco metros de luz, por nueve de largo, teatro, biblioteca, dirección, sanitarios, baños, campo de recreo y deportivo, dos comités para recolectar fondos: uno formado por hombres y otro por mujeres, más un comité pro construcción que se encargaría de la obra y de administrar los fondos, en él figuraban: Benito Narez, Luis Gallegos, Francisco Morales, Carlos Cervantes y Santiago Morales.

En lugar de la escultura, ahora éste es el logo de la Narciso Mendoza

El comité de señoras lo integraron: María Guadalupe Ramos, Carmen Hilario, Refugio Morales, Angela Avilés y Esperanza Rocha. Estas señoras pusieron manos a la obra y se entrevistaron con el gerente general de Ferrocarriles Nacionales de México, Gilberto R. Palacios, quien les regaló 16 rieles para la construcción. Al tercer comité, que era el de pro construcción, se le entregaban los fondos, ya fueran en efectivo o en materiales. Al frente de la tesorería de este comité figuraba Braulio Barragán.

Escultura de Naricizo Mendoza. ya desaparecido.

Acompañé a don Luis Gallegos y a don Benito Narez a visitar al señor Rubén Silva, médico de los pobres en Zamora, para pedirle su cooperación; la entrevista fue provechosa, pues regaló dos toneladas de cemento, dos de cal y mil ladrillos. Don Cristóbal Ruiz, hijo de don Macario, quien fuera el fundador de La Libertad, la fábrica de cigarros Luchadores, cooperó con tres camiones de arena. Los hermanos Bautista, comerciantes en ferretería, regalaron 500 láminas de cartón comprimido. Los fabricantes de ladrillo del río Duero aportaron dos mil ladrillos. El resto de la gente del pueblo donaba piedra, madera, clavos y algo de dinero para pagar al albañil, las faenas las hacíamos los campesinos.
Por fin terminamos la construcción del salón improvisando el techo con lámina. La escuela se había salvado y no la clausurarían por falta de local. El ocho de junio de 1948 se ocupó esa primera aula. No era suficiente, pero cuando menos allí podíamos guarecernos de la lluvia. Las clases seguían siendo, en parte, al aire libre porque los niños desalojados de las dos escuelas acudían a tomarlas con nosotros.

LOS “MAESTROS AUXILIARES”
Un solo maestro tenía que atender a 410 niños, y no era posible solicitar maestros por la falta de aulas, en caso de hacerlo no los enviarían; lo importante por el momento era salvar la escuela. Para resolver el problema y atender a ese número tan grande de alumnos, seleccioné a los niños más grandes y mejor preparados para que fueran auxiliares; entre ellos figuraban: Ismael Morales (Rocha), Luis Zamora, Eliseo Alcalá, Margarita Zamora Cervantes, Juan y Soledad Ayala Avilés. Así pudimos atender a todos, con el sacrificio de los alumnos auxiliares, a quienes les daba clases después”.

Hemiciclio a Juárez, construido en 1957.

LOS MONUMENTOS
Las obras arquitectónica del profesor Sotelo Arévalo en Ario incluyen el Hemiciclo a Juárez, dentro de la escuela, y la torre petrolera, sobre la carretera a unos metros de la misma, que por cierto también necesitan una “manita de gato”.
En referencia a esas construcciones, el libro dice lo siguiente:
“Se acercaba el centenario de El Benemérito de las Américas, licenciado Benito Juárez; el maestro Alvarado, deseoso de dejar en Ario una obra levantada por él, me dio la comisión de hacer el plano-proyecto de un monumento al patricio; me dio la idea y me recomendó hiciera un presupuesto del costo. El monumento debía tener seis columnas y un parecido al Hemiciclo a Juárez de la ciudad de México. Hice el plano-proyecto y el presupuesto y se los presenté, ambos le parecieron bien.
El sábado siguiente me dijo: “Voy a empezar a colectar fondos con mis amigos en Zamora para dar principio a la obra”. Así lo hizo (pero no tuvo buena respuesta).

Prof, Salvador Sotelo, inspector ecolar, José María Mendoza, Ismael Morales Rocha, Cornelio Mosqueda y un padre de familia. En una de las reuniones de comites de padres de familia.

“Al año siguiente (continúa el escrito) ya no volvió porque pidió su cambio para trabajar en Zamora. Entonces hice mío el proyecto, ya que volvía a ser director. Organicé un comité pro construcción del monumento que estuvo integrado por Carlos Gómez, Francisco Tapia, Francisco Ramos y los maestros Benjamín Avilés, Felícitas Hernández y yo.
Emprendimos la campaña para obtener fondos invitando a las comunidades agrarias vecinas de Ario, y a las de allí mismo. Estas respondieron con entusiasmo haciendo sus aportaciones. Hubo señoras de la comunidad de Villafuerte que traían mazorcas, gallinas, pollos y dejaban el vuelto de su mandado. La campaña era una lección de civismo que despertaba fervor hacia el patricio, haciendo que los reacios como José Quiroz, quien en un principio se había negado a cooperar, reconocieran los méritos de Juárez.
“El acto (de inauguración del monumento) se efectuó el 21 de marzo de 1957, justamente en el centenario del natalicio del Benemérito”.
En el capítulo XIII del mismo libro se habla de la construcción de la

TORRE PETROLERA
Y dice “se acercaba el XXV Aniversario de la expropiación petrolera. Con ese motivo se presentó en la escuela un grupo de ex alumnos formados por jóvenes y señoritas, entre ellos iba Sara Hilario Vargas, una muchacha muy entusiasta. Querían hacer un monumento a Lázaro Cárdenas.

Torre petrolera construida en 1963

Se me presentaba una nueva y grata actividad que desempeñar asesorando a los jóvenes del club. La mesa directiva de esta organización juvenil quedó integrada de la siguiente forma: secretario general, Adonaí Sotelo Quezada; secretaria de Actas, Acuerdos y Acción Femenil, Sara Hilario Vargas; secretario de Acción Cívica y Propaganda, Salvador Sosa Zamora; secretario de Extensión Agropecuaria, Francisco Mendoza Murillo; secretario Tesorero, Adolfo García Ramos.
Valoré el interés y los sentimientos de aquellos jóvenes y les dije:
Cuenten con mi apoyo. Nos echaremos a cuestas la realización de la obra que tanto desean. Vamos a sufrir, pero ésta será la prueba de la fuerza de nuestras convicciones.
A los tres días celebramos un concurso de los proyectos en dibujo y el aprobado fue el de Adonaí Sotelo, porque reunía los conceptos de la época prehispánica y la actual.
Un buen día llegó Adonaí Sotelo y Gonzalo Cortés en una camioneta con el busto en relieve del general Cárdenas: lo habían moldeado en la escuela secundaria aprovechando sus clases de modelado. El busto estaba trabajado con cemento blanco, polvo de mármol y varilla de fierro. Como habían obtenido buenas calificaciones por ese trabajo, pidieron permiso al maestro para regalarlo y ponerlo en la construcción del monumento que se estaba levantando en Ario.
Pedro Rojas, hijo de un ejidatario que estuvo en mi clase, donó el letrero de hierro en el que está inscrito el pensamiento de Cárdenas.

ES MEJOR MORIR HACIENDO EL BIEN, Y NO VIVIR HACIENDO EL MAL
Se acercaba el 18 de marzo de 1963, el monumento al petróleo estaba terminado y el Club Juvenil lo entregó al comisariado ejidal de Ario, Carlos Esqueda, para que en ese año, en el que se cumplía el XXV aniversario de la expropiación fuera inaugurado”.

¿GENERACIÓN DE DESTRUCCIÓN?
“Mi vida ha sido una constante lucha en todos los  órdenes, luchar por abrir caminos para los de mi clase y los que vienen después. Esa ha sido la norma que selló mi vida, aunque por ella he sufrido reveses, desengaños y traiciones que me han amargado.
No me quejo de todo el conjunto social que forma la colectividad a la cual pertenezco, toda vez que en él hay gentes buenas y comprensivas. Me duele que exploten al pueblo, ya sea en lo material o en lo espiritual. Me repugnan aquellos que sólo buscan el medro personal poniendo en juego todos los medios a su alcance”, concluye el libro escrito por el Profr. Sotelo.
¿Esas “herencias de la Revolución Mexicana” de la lucha por el bien común y esos tiempos de solidaridad y de interés por hacer algo bueno a favor de los habitantes del pueblo se habrán terminado? ¿Tendrá razón el profesor Martín que Ario es un pueblo “decaído y desanimado” o simplemente está manipulado y necesita una sacudida para entrar en acción?
El Profr. Martín Rivera cuenta con otros 2 “peritajes” del edificio que asegura sugieren la demolición, pero se negó a darle copia de ellos a la que esto escribe “porque son parte del archivo de la escuela y él es el responsable”, dijo.
Lo poco que queda de la identidad de este pueblo, respecto a la escuela, se puede rescatar siempre y cuando haya voluntad más en construir que en destruir, por supuesto que la integridad física de los niños está por encima de los sentimentalismos, pero no se ve la intención de que se quiera asegurar eso, puesto que el director dijo contar con 45 mil pesos de la cuota de padres de familia, que está dispuesto a emplear en la demolición, ¿no serviría ese dinero para empezar la restauración y evitar el riesgo que tanto le preocupa al director?; la moneda está en el aire y la historia juzgará si es que por negligencia e ignorancia se pierde esta obra arquitectónica y la propia identidad, porque como dice un conocido refrán “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: