NI A CUÁL IRLE; EL DESPEÑADERO DEL PRI. Salvador Flores LLamas

José Emilio Pacheco at the Octavio Paz award t...

Image via Wikipedia

10-I-012
A c e n t o
Ni a cual irle
SALVADOR  FLORES  LLAMAS
Si el PRI duró 71 años en el poder, al PAN sólo le auguran 12; lo cusan de no saber gobernar, atizar la ola de violencia por el combate al narco y frenar la transición democrática.
No le reconocen el equilibrio en las finanzas públicas, la mega reserva internacional, la estabilidad económica, abatir la inflación, desterrar las crisis económicas y las macro devaluaciones cíclicas, instrumentos básicos para sortear la grave crisis de 2008, surgida en Estados Unidos.
Aún menos los avances en seguridad social, los programas de ataque a la pobreza y la gran cobertura en salud.
Tampoco el clima de libertades públicas que fomenta y el respeto a la pluralidad política -quizá su mejor logro- pues los gobierno panistas permiten a todo mundo expresarse según sus ideas e intereses.
De esto se valen sus oponentes para negarles la más leve aportación a una vida mejor de los mexicanos.
En el fondo prevalece que Vicente Fox desperdició el bono democrático conferido por los mexicanos y que cuando los priístas temían castigos por su corrupción, desaprovechó el Pemexgate y dejó impunes a los culpables.
En aras de la autonomía de poderes, soltó toda amarra al legislativo y al judicial y los gobernadores, que se dedican a torpedearlo.
El Congreso le vedó viajes el exterior y canceró el informe presidencial dizque para acabar con el antidemocrático día del presidente, mientras los gobernadores lo conservan y se publicitan de lo lindo durante él.
Mantuvo intactas viciadas estructuras priístas, como los sindicatos, y por respeto a la libertad de expresión dejó al garete lo relación con los medios, que se dieron vuelo en atacarlo y aun ridiculizarlo con rumores y so pretexto de cualquier equivocación, real o inventada.
Con la misma táctica Calderón aumentó el desgaste lógico del ejercicio del poder, que hoy –al exagerarle sus errores y endilgarle otros- deteriora en serio la imagen pública de su gobierno y a él lo tildan de presidente débil.
El no variar el ataque a las mafias con estrategas de las fuerzas armadas y otros institutos y permitir le achaquen todos los muertos y víctimas, cual si no hubiera niveles de gobierno, permite a sus enemigos y a los cómplices de los criminales exigir abiertamente la cancelación del esfuerzo y culparlo de la violencia desatada.
Esto lo capitaliza el PRI, contra el que se enderezó de inicio  ese combate, por lenidad o complicidad de sus gobiernos con los cárteles, y da pretexto a candidatos presidenciales a ofrecer demagógicamente abatir la violencia sin decir ni cómo ni cuándo.
Es indispensable que estos abanderados olviden manidas e insustanciales frases en sus campañas, pues México exige compromisos serios y concretos ante sus problemas; lejos de promesas de propaganda y engañabobos.
De no ocurrir tal, caeremos en un callejón sin salida, y ni a cual irle de los suspirantes a la Presidencia por más cambio de piel o más fama de indestructibles que tengan.

+++++++++++
30-I-012
A c e n t o
El  despeñadero  del  PRI
SALVADOR  FLORES  LLAMAS
Se hicieron la ilusión los priístas de que con Enrique Peña Nieto volverían al poder, a controlar de nuevo al país, restaurar la dictadura perfecta y hacer que la gente olvidara las devaluaciones y crisis económicas crónicas que le endilgaban; pero quiere salírseles el tiro por la culata.
A Labastida Ochoa lo ahogaron las ambiciones internas; a Madrazo su desmedida avidez de poder y los pleitos con Elba Esther, y a Peña Nieto pueden hundirlo su impreparación, inexperiencia y rodearse de bisoños, que no aportan más que su deseo de encumbrarse a su sombra y sin tener habilidad para rescatarlo de sus propias limitaciones y errores.
Confían en que las nuevas generaciones de votantes no padecieron al viejo PRI; mas reeditan sus trampas y corruptelas y quieren que nos las volvamos a tragar, porque dicen que el nuevo PRI tiene un candidato presidencial que adelanta a todos en las encuestas.
No quieren ver que es producto de una maquinaria mediática, sobre todo de Tv, bien engastada con el dinero del erario mexiquense, que lo vendió como el cumplidor de 600 compromisos firmados ante notario, cual si eso fuera gobernar y sin hacer justicia.
Como no la impartió en el caso de la niña Paulete Gevara ni de su antecesor y tío Arturo Montiel, quien se asomó cínicamente a su último informe, por creerse impune, ya que no vive Germán Dehesa, quien juró no descansaría hasta ver que lo castigaran por sus raterías.
Para desgracia del priísmo, le descubrieron sus limitaciones e incapacidad para improvisar, no un discurso sino respuestas. Tan fácil que hubiera sido decir que le habían impactado los libros de 3 escritores, sin necesidad de citar sus títulos.
¿Por qué sus asesores de imagen no lo previnieron de que en una feria del libro, donde aparecería como autor de uno (que no escribió, como lo sabe hoy todo mundo) iban a preguntarle sobre eso?
Por cualquier razón, no merece continuar con su deseo de gobernarnos con una serie de deslices, que no sólo indican impreparación, sino desprecio a la opinión de aquéllos a quien pretende conducir.
Lapidario fue el dicho del laureado escritor José Emilio Pacheco: “me parece una absoluta y auténtica tragedia, no de este señor, sino de México”.
Lo menos que eso denota es que sería un muñeco en manos de lobos de la política, que asoman a su lado: Salinas de Gortari, Elba Esther, Montiel y los lobeznos que se cobijan con su sombra.
El PRI y México merecen mejor prospecto para empuñar las riendas de su destino. Muchos priístas lo piensan, sin decirlo para no caer en desgracia. ¿Habrá quienes se atrevan a despeñar o rescatar al PRI de ese peligro?
Los mexicanos en mayoría así lo consideran, pero hay el riesgo de que la aplanadora publicitaria les nuble su decisión a la hora de votar.
Esa ha sido un arma del priísmo para perpetuarse en el poder, además de las trampas electorales, que aún realiza en 19 estados que gobierna y, sin duda, usará en la lid presidencial; aunque desmienta así nuestro festinado avance democrático, que sólo sirve para que los demagogos engolen la voz.
Los priístas han de ver que quien se enreda más al corregir una pifia, ya en el poder podría ahondar más los problemas del país que debe resolver y sus allegados podrían llevar a su partido al despeñadero, como Labastida y Madrazo.
Mas los mexicanos ya no somos tan ingenuos después de tantas trastadas sufridas, y las nuevas generaciones –que no vivieron la dictadura perfecta y se nutren y manejan en las redes sociales, donde las llamó prole  la hija del interfecto, con todo el desprecio que ello encierra– le negarán el voto.
Igual peligro corre México con el camaleónico caudillo izquierdista, vestido de San Francisco de Asís con falsa bondad y de Santa Claus con promesas falces, sólo para ganar votos y saciar su apetito insaciable de poder, y que despeñaría a México en otra Venezuela de Hugo Chávez, su patrocinador y guía, como es patente, aunque quiera hacérnoslo olvidar.
Sería vano pedirle que, en vez de tratar de engatusarnos con su sarcástica república amorosa, hablara con respeto y verdad a los mexicanos.
¡Feliz Año Nuevo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: