DISFRACES DE LOS POLÍTICOS; LA FARSA DE LOS DEBATES Y LAS ENCUESTAS. Salvador Flores LLamas

PRI Sign

Image by myglesias via Flickr

22-I-012

A c e n t o
Disfraces de los políticos
SALVADOR  FLORES  LLAMAS
En el revoltijo político de nuestros días, que subirá de intensidad a medida que se acerca la gran elección, el PRI rompió (al menos aparentemente) con Elba Esther y las izquierdas se dicen democráticas y amorosas.
La ruptura PRI-maestra confirma que ésta le impuso a Peña Nieto al ladrón de Humberto Moreira y, una vez que Enrique rechazó al coahuilense por el pesado lastre que era para su ambición presidencial, finiquitó su unión con la dueña del SNTE.
La fractura tendrá sus consecuencias: el tricolor no contará con el ejército de mentores-promotores del voto y del fraude ni con el millón de votos que pueden aportarle; a cambio el partidazo no les regalará senadurías, curules  y otros cargos públicos.
El PANAL y el poder político y económico de Elba Esther disminuirán y quizá salga ganando la educación nacional. Como al parecer la ruptura no fue con encono, ni PRI ni Peña sufrirán una campaña negativa, como la que Gordillo emprendió contra Roberto Madrazo en 2006.
No habrá aquello de ¿Tú le crees a Peña Nieto? Yo tampoco.
Si quisiera liberarse de las rémoras, el PRI debería romper también con el PVEM, que le reditúa escasos votos a cambio de tener que dar cobijo al Niño Verde, uno de los políticos más desprestigiados, y a otros de su ralea.
Otra aduna a superar por el PRI, sus desprestigiadísimos ex gobernadores: Eugenio Hernández, Gober Preciosos, Fidel Herrera, José Murat, Hernández Deras, Baeza Meléndez, Ulises Ruiz, Aguilar Padilla Juárez Cisneros, Patricio Martínez, González Canto, etc., al cabo no se quedará sin membresía.
Así, Enrique no cargaría con tanto desprestigio y cientos de años de cárcel y podría lanzar a cargos de elección a priístas que lo merecen y ganan, o al menos, no le restan votos.
Pero la sorpresa mayor la dio la izquierda: López Obrador debe premiar a quienes le aconsejaron las encuestas para escoger a sus candidatos, y la república amorosa que lo pinta como blanca palomita.
Aquéllas sustituyeron a los cochineros y pleitos de sus elecciones internas, y el amor y paz al odio y división que él se cansó de sembrar entre mexicanos
Las encuestas les sirvieron de parapeto a Ebrard y a López para erigir a éste candidato presidencial de la izquierda y a Miguel Ángel Mancera, de jefe de gobierno del DF. Fueron el disfraz para cumplir los acuerdos Ebrard-Peje en ambos casos, encubrir el dedazo y presumir de democráticos
¿Quién pude creer que sus ideas rectoras sean honestidad, justicia y amor, al patrocinador de Bejarano y demás extorsionadores de Ahumada, que los libró de la cárcel; quedó impune de la muerte de un hermano suyo y un amigo, y mandó desaparecer los expedientes policíacos en Villahermosa?
Ya no habla de la mafia del poder, de complots contra él, de empresarios traidores a México ni de mandar al diablo a las instituciones; mas, por sus antecedentes,  podría aplicársele aquello de dime de qué presumes y te diré de qué careces.
Tan amante de la verdad es que se dice guadalupano y llamó Morena a su movimiento, en alusión a la Morenita del Tepeyac, a la que invoca en su himno para ganarse a los incautos.
Hay que reconocerle honradez cuando anuncia que, si gana, él gobernará con decretos, que no necesitará leyes del Congreso, pues con eso él mismo se anuncia como futuro dictador, igual a su carnal Hugo Chávez, quien prometió dejar el poder en 2012, hoy sale con que lo hará hasta 2035 y  hundió a Venezuela en la miseria y la represión.
Y luego López Obrador se enoja porque dicen que es un peligro para México
++++++++++++

19-I-012
A c e n t o
La farsa de los debates y las encuestas
SALVADOR  FLORES  LLAMAS
Si en el PAN hubo debate y las encuestas deciden en la izquierda, cualquier hijo de vecino es astronauta. Los precandidatos azules sólo repitieron sus consabidas propuestas y el nombramiento del candidato izquierdista a la jefatura del DF no obedeció a las encuestas, sino a que Amlo cumplió el compromiso de que Ebrard lo resolviera.
Los panistas fueron instruidos por el CEN y pactaron que no habría ataques en el debate; sólo el desesperado Ernesto Cordero desobedeció el acuerdo y lanzó dardos a Josefina, quien ni por aludida se dio.
A lo insulso del ejercicio ayudó la amenaza del IFE, como represor de la  libertad de expresión, de multar si se transmitía por Tv abierta. Pero pasada la función panista salió con que no están prohibidas cámaras y micrófonos en tales sesiones. ¿En qué quedamos por fin?
Como sea, todo mundo perfila ya a Josefina como candidata presidencial del PAN, y los perredistas ya empezaron a tundirle: aprovecharon que en una entrevista pestañó un instante para acusarla de todo, porque destilan puritito amor, como su caudillo López Obrador.
Fue la izquierda en especial, porque las encuestas serias ponen a Vázquez Mota diez puntos arriba del Peje en el aprecio popular y, desde luego, sin el gran puntaje negativo de éste.
Eso no extraña, pues ellos son muy dados a calumniar, pero no les saquen sus verdades, porque se dicen calumniados e impolutos de cuerpo y alma.
Tampoco en la izquierda defeña nada valieron las encuestas que ordenó Ebrard para sacar a su candidato a jefe de gobierno. Alejandro Rojas Díaz Durán no aguantó y, entrevistado en Madrid, soltó que todo se inclina hacia Miguel Ángel Mancera. De inmediato le llegó el regaño del jefe Marcelo y hubo de renunciar como secretario capitalino de Turismo.
Sólo fue un ardid para acentuar que Ebrard es imparcial y la advertencia a su gente de estar al margen de la elección interna fue en serio.
Eso dio pretexto a Alejandra Barrales para un berrinche público y prevenir a Camacho Solís, coordinador de las izquierdas, que dejaría la contienda por falta de imparcialidad, aunque fue sólo un desplante para que le ofrezcan una buena posición: una senaduría segura, por ejemplo.
Le faltó pudor a Marcelo al postular a Mancera, el ineficaz para investigar secuestros y asesinatos y detener la ola violenta en el DF. Lo confirman las cabezas halladas en Santa Fe y los crímenes que han proliferado en el DF a últimas fechas.
Por eso la postulación del PAN de Isabel Miranda de Wallace a jefe de gobierno le supo a la izquierda a mentada de progenitora, y le aguó el optimismo al PRI con Beatriz Paredes, porque aquélla es una auténtica luchadora contra la injusticia y la inseguridad y se ganó ese título a brazo partido y con su propio dolor y peculio.
No con demagogia y falsas promesas ni mucho menos con ayuda de políticos; precisamente tuvo que remar contra el incumplimiento de éstos.
El Peje, que rehuyó en 2006 los debates, hoy quiere uno cada semana, pues ve esa única oportunidad para meter su república amorosa en la mente de los votantes. Podría salirle el tiro por la culata, si alguien lo saca de quicio en un debate y suelta la sarta de dicterios que suele.
Y Ernesto Cordero lo secundó: quiere pelea con todos para tratar de dejar el último lugar entre los precandidatos panistas.
El PRI da la impresión de que la guerra interna es muy intensa. A unos días de un reajuste en el CEN, hubo otro. Se incluyeron más personas cercanas a Peña Nieto y a Silvana, la hija de Beltrones, como secretaria adjunta del presidente Pedro Joaquín Coldwell.
Aunque se colaron indeseables, como José Murat Casab de secretario de Vinculación Política, quien busca a toda costa protección por las tropelías que cometió como gobernador de Oaxaca, y hace un año querían expulsarlo del PRI.
Cada día se confirma que la reforma electoral de 2007 fue regresiva y más porque el IFE y el Tribunal Federal Electoral la interpretan a la carta. El IFE permitió a los candidatos presidenciales del PRI e izquierda hacer campañas abiertas antes del 29 de marzo, fecha oficial de su inicio.
El TRIFE se hizo guaje con la protesta del PAN por ello. Se lavó las manos: la encomendó a la magistrada Maricarmen Alanís, que se fue de vacaciones al recibir el expediente, y así dio tiempo a PRI e izquierda para actuar a placer.
Más valdría no jugar con fuego, porque puede convertirse en un incendio irrefrenable, si la lid electoral se encarniza y el Peje sale con que no respeta el resultado y manda al diablo a las amadas instituciones, una vez más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: