MOSAICO,1-III-012

Martínez Campos, 1/III/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 1 de Marzo.- DICEN QUE RECORDAR es vivir, pero a lo mejor y esto desde mi punto de vista y sin pretender que sea compartido por mi posible lector, es al revés, y vivir es recordar. Y debe ser muy difícil renunciar a ver hacia atrás, sobre todo si compara uno el presente y orienta su ver y entender, hacia atrás, hacia los paraísos perdidos. Y deben sobrar razones para fugarse hacia el pasado, una vez que nuestro presente no es digerible por aquello de que, según todos los indicios, hay por todos lados un desquiciamiento del mundo. El mundo humano y el natural, aquí, y ahora en nuestro planetita, porque el mundo astronómico, tan agitado desde siempre, sigue su curso sin desquiciarse, considero. LENTO COMO SOY en eso de las entendederas, esa palabrita relativa al desquiciamiento, apenas si la estoy asimilando. Y bien recuerdo que mi idea de los quicios la refería, en mi infancia, sólo a los de las puertas, pero no había mayor problema, siempre eran iguales, la puerta de madera bien fija, con sus dos hojas o una, pero muy funcional en aquellas casitas tan rústicas como las nuestras. Pero en el mundo del arte, creo que la cosa era más difícil y mi aproximación a la palabrita fue cuando escuché una cancioncilla , apenas recuerdo, que decía: “en el quicio que tiene la puerta, por el lado donde sale el Sol, “stá” un letrero que dice: Modesta, –sí señores– mañana me voy”. Y esa cancioncilla, junto con otras, creo que la escuchaba al joven tío Talí (Neftalí) o tal vez a otros de los compas vecinos de mi papá en parcela, en La Ciénega, terreno ziquitarense, en las inmediaciones de Tirímacuaro. Recuerdo a Trinillo Aguiñiga,Feliciano Ventura (¿Aguiñiga?.Chanillo) y a su hijo Rafael (El Muchacho). PERO SI ESE desquiciamiento, como manera de entender lo que pasa, se refiere (dicen que el recurso de lenguaje se llama metáfora) a otros asuntos humanos, la cosa se pone más peliaguda. Pienso en el caso de la basura, sobre lo cual es pertinente decir que no sabemos qué hacer con ella. En mi caso, el problema no es tan grande, porque amanezco echando mano a los cestos donde está la basura casera, lleno mi bote de plástico y, en las escasas actividades físicas que me permito arrogarme, voy al contenedor a depositarla. Los contenedores aquí, a pesar de estar pintarrajeados, como muchas de nuestras calles, son funcionales. No funcionó mucho aquello de la separación de desechos a fin de reciclarlos y creo tampoco funcionó muy bien que digamos, la recolección de pilas usadas a fin de que no contaminen suelos y subsuelos (dicen que una de las mas pequeñitas tan solo, contamina más de diez mil litros de agua, así están las cosas), parece que tampoco, por lo menso al nivel de la necesidad de hacerlo. Y ESO DE la basura se complica si se ve con sentido económico, general (de eso no le entiendo nada de nada), tanto por gastos en tratamientos de desechos, como si se va a las causas de tanto basurero por todos lados. Y se complica más si se relaciona con la salud, relativo asunto a su aspecto contaminante. A propósito, este martes se produjo un incendio en el basurero municipal. Mientras se logra un acuerdo firme intermunicipal para el tratamiento de los desechos, la basura va a la superficie, amontonada, en los basureros. El incendio fue de magnitud considerable, según lo apreciaron las autoridades y el neblumo que ocasionó cubrió amplia área en el Oriente-Sur del territorio municipal. El mismo alcalde Hugo Anaya comunicó sobre las dimensiones del incendio, que continuaba el miércoles. Los orígenes los podría determinar un peritaje, no sé si en estos casos se haga. Pero la autoridad estima que alguno de los cristales de desechos de botella, sirviendo de vidrio de aumento, mediante los rayos del Sol provocó el incendio espontaneo. CON ESO DE los adelantos en el ver y comprender de nuestra realidad, no sé hasta qué grado los fenómenos sean espontáneos en gran parte, o provocados por el hombre. Deben ser al alimón, por aquello de las leyes biológicas que en algunas visiones de grandes vuelos (P. Teilhard) se consideran determinantes. El caso es que uno desde “lejecitos”, desde el margen de lo que ocurre (es un decir decía mi tío Pancho), como que percibe un desquiciamiento, general, una salida de quicio de las cosas. Como esas protestas masivas, hasta ahora particularmente, en Grecia y otras latitudes de Europa y los USA. El trabajador, el empleado, el hombre consciente de su debilidad ante un sistema omnimodo, dominador, injusto y desquiciante, que prefiere al dio$ dinero, al dio$ sistémico, antes que al hombre de carne y hueso y de necesidades apremiantes que puedan satisfacerse mediante una digna pensión si es viejo, o desocupado, mediante un salario suficiente si es trabajador dependiente para su manutención de, como se dice, su fuerza de trabajo. Y de cualquier persona consciente, que ve derrumbarse su mundo, sin que haya, hasta el momento, alternativas viable y funcionales para enderezar el quicio, o los quicios, incluidos los de sentido. Los hay desde luego y son millones y millones los “indignados” y no se necesita salir a enfrentarse con las policías, para estarlo, según lo hacen ver muchos movimientos sociales contrarios al desquiciamiento, o favorables, pero que no sólo pro-vocan, sino que con.vocan a un mejor mundo. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: