CALDERÓN, JEFE DE CAMPAÑA DE JOSEFINA; EL CANDIDATO TELEPRONTER; EL FRACASO DE LOS PANISTAS; EL CAMBIO VERDADERO. Salvador Flores LLamas

Josefina Vázquez Mota Español: Josefina Vázque...

Josefina Vázquez Mota Español: Josefina Vázquez Mota (Photo credit: Wikipedia)

A c e n t o

Calderón, jefe de campaña de Josefina

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Hace 6 años Josefina Vázquez Mota dejó la Sedesol para ser la coordinadora general de la campaña de Felipe Caderón, que hacía agua, y pasó a segundo lugar Juan Camilo Mouriño, el gran amigo y operador del candidato.

Hoy Felipe toma la coordinación de la campaña de Josefina tras descalabros iniciales, sin deponer al coordinador general Roberto Gil, que sigue en ese sitio en apariencia.

Si amor con amor se paga, ¿por qué extraña que Calderón venga al rescate de quien lo rescató? Sólo que con gentes que lo hundieron hace 6 años y le disputaron hoy a Vázquez Mota la candidatura del PAN, y perdieron.

Desde luego que Felipe está mucho más maduro que en 2006, tras 6 años de Presidente, y prefirió a sus muchachos, pues con ellos puede entenderse mejor.

Entre ellos Ernesto Cordero, Max Cortázar, Molinar Horcasitas, Juan Ignacio Zavala, Rafael Giménez, Germán Martínez.

Muchos hubieran preferido a gente curtida en campañas exitosas, como ex gobernadores, el Jefe Diego y a Diódoro Carrasco, ex funcionario, senador, gobernador, subsecretario y secretario de Gobernación priísta, que mamó muchos mañas y secretos del priísmo y los prendió de su propio padre, un empedernido líder agrario tricolor, varias veces diputado federal.

Cierto, Diódoro, hoy diputado federal y candidato panista a senador, está en el equipo de Josefina, como otros ex gobernadores, pero relegados.

No es nepotismo que figure Cocoa, hermana de Felipe, de coordinadora de estrategia en Michoacán, porque acaba de ser la candidata a gobernador y fue diputada federal y senadora por su estado.

A fuer de realistas, es de aplaudir que Calderón sea el coordinador de la campaña de Josefina, como Salinas de Gortari lo es de la de Peña Nieto; encubiertos pero reales, y sin duda realizarán sus mejores jugadas para llevar al triunfo a sus pupilos.

Además, Felipe conoce al dedillo a López Obrador. Fueron jefes nacionales de sus partidos al mismo tiempo; aquél derrotó a éste tras la Presidencia de la República y hará muy bien en no minimizarlo, aun con sus descabelladas propuestas populistas: construir 5 refinerías, crear 7.5 millones de empleos y recortar tarifas de luz, agua, gasolinas, como si fueran enchiladas.

¿De dónde va a sacar dinero para todo eso, si también promete bajar los impuestos, pues no le bastará con reducir los sueldos a la alta burocracia?

(Por qué mejor no dice cuánto convino que Ebrard le entregue al mes por  heredarle el gobierno del DF, pues ellos se mueven por puros intereses.)

Ojalá resulte el relanzamiento de la campaña de Josefina, sus propuestas más precisas y contundentes, más efectivas las respuestas a los ataques y los dardos envenenados a sus contrincantes, para lo que les sobra parque a Calderón y a su gobierno.

Que utilicen más las redes sociales, que fueron  determinantes para que Obama fuera el primer presidente negro de Estados Unidos.

Que no se hagan bolas tantos generales, y el cambio sea un real golpe de timón, que apremia por lo corto de la campaña. 

Que no caigan en el garlito tendido por el PRI, que acusa a Josefina del más mínimo resbalón de su gente, como poner en un boletín Tlazcala, pues eso se da en las mejores familias y se remediaría con contratar un corrector de los boletines de la campaña, que se hacen a las volandas por la premura del tiempo.

Y como esto, cuidar no perder la perspectiva del bosque por las telarañas de las ramas. 

+++++

A c e n t o

El candidato telepronter

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Todo está planeado en la campaña de Peña Nieto para que salga perfecto: su copete engominado, ademanes, dichos, vestimentas, sus apariciones en diversas partes del país, para que contraste con sus adversarios, sobre todo con Josefina, a la que sus impulsores y propagandistas siguen los pasos en busca del resbalón más mínimo, para demostrar que él si está preparado para guiar a México y ella no.

No habrá más tropiezos con la lengua, como en la FIL de Guadalajara y los que siguieron, porque el candidato ya aprendió a leer el telepronter, en que le apuntan cuanto debe decir, como estrella de televisión que es.

Dan idea de que planean todo y son genios en ello, no sólo los asesores de una televisora, sino los políticos que pululan en torno a él, comandados por Luis Videgaray, el aparente coordinador de la campaña.

Quien se alcanzó la puntada de twitear la foto de unos zapatos enlodados, presuntamente de Peña, aunque no eran de su talla, y así se vio que eran de otro; como si eso fuera suficiente para demostrar a los electores que él se sacrifica en todo por México, no por ir tras sus votos.

Cuando estuvo en una comilona en el famoso Café La Parroquia del puerto de Veracruz, cerraron éste dos horas antes, para poder controlar la entrada de los asistentes y que nadie diera una nota discordante.

Muy distinto a lo que le sucedió a Vázquez Mota en un restaurante de Tres Marías, a la vera de la autopista DF-Cuernavaca, donde, por principio de cuentas, los reporteros de los medios molestaron a la clientela y luego una mesara increpó a la panista por ir contra las propuestas de López Obrador.

Aquí habrá que distinguir qué es más digno de alabar: la promoción del enojo de los comensales con los enviados de los medios y el anatema de la mesera, o la cuidadosa filtración de esos incidentes a las redes sociales y su resonante difusión en los medios.

(Como que el equipo de Josefina debería percatarse que personeros del PRI le siguen los pasos para ridiculizarla, amén de que, de cuando en vez, el Peje le envía reventadores de actos, como los de Mexicana de Aviación.

(Aparte de que ella podría compactar más su equipo, donde sobran genios  sobre todo de los derrotados, que ven la posibilidad de colarse a puestos de obtener el triunfo, y que si previeran que éste no se daría, emigrarían a filas enemigas o filtrarían secretos de campaña para hacer méritos a futuro, si no lo hacen ya desde ahora.

(No es desconfiar de Cordero y Creel; quienes desde luego no aportarán su mejor esfuerzo, porque no es su campaña; aparte de que la unidad del PAN nada gana con  tanto incrustado a  fuerza en el war room josefinista).

Y hay que ver lo que el PRI planea para la elección.

Si en la campaña Enrique tiene todo el apoyo de 20 gobernadores priistas, que le aportan dinero, equipo, personal y demás para propaganda y actos (¿se computará esto dentro del límite de gastos de su campaña?) harán lo mismo con sus otros candidatos, y motivarán a consejeros y magistrados de los institutos y tribunales electorales para que fallen a favor de la causa.

¿Qué no harán para cosechar el máximo de votos, si con ello hacen méritos con quien desean ver despachando en Los Pinos?

Trascendió ya una de tatas tretas: están comprando miles de celulares y buscan a personas que conozcan y, si es posible, controlen a la gente de  zonas pequeñas (de unas dos cuadras) para que le presten los celulares con que fotografíe su boleta cruzada a favor de Peña el 1 de julio, la que luego trocarán por gratificaciones en metálico en las oficinas priístas.

Se ve que el PRI moderniza con tecnologías las maniobras fraudulentas con que se eternizó por 70 años en el poder, y ha seguido utilizando. Eso explica que controle 20 estados con votaciones atípicas y por demás sospechosas.

Eso y más veremos el 1 de julio.

Todo ello para superar las patinadas de Peña con sus tres libros predilectos, desconocer el salario mínimo y el precio de la tortilla (“porque no soy ama de casa”) y que su hija llamara “la prole” a los mexicanos; su impreparación para gobernar el país y sus falsas promesas de campaña, que no atacan la ilegalidad ni los problemas básicos, sino se van por las ramas.

Por eso la campaña de Peña será aséptica, pero sólo en que no haya fallas que le manchen la imagen; no en al fraude electoral ni en castigar a priístas señalados por corruptos y ligados a las mafias; pues tal no es la asepsia que recomienda el gran coordinador de la misma: Carlos Salinas de Gortari, en oficinas priístas en oficinas priístas el ex presidente más odiado al terminar su gobierno, que fue ajeno a toda asepsia política y jurídica.       

+++++

A c e n t o

El fracaso de los panistas

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Los priístas han convertido esta expresión en caballito de batalla en su campaña para desvirtuar todo lo hecho en los últimos 11 años por los gobiernos del PAN, que no rescataron a México del hoyo en que lo hundieron 70 años de priato; aunque sí avanzaron y abrieron horizontes nuevos.

Como el PRI quiere volver al poder, sataniza sin recato lo que hizo el PAN y alaba lo que él dice haber logrado, que es bueno recordar, así le disguste, porque los jóvenes no lo vivieron ni padecieron

Presidentes arbitrarios e infalibles, crímenes políticos sin resolver, masacres como la del 2 de octubre de 1968 y la del 2 de enero de l946, cuando el ejército disparó a una multitud que repudiaba la imposición de un alcalde del PRM (padre del PRI) en la Plaza de Armas de León, llamada Plaza de los mártires a partir de ahí.

Constantes fraudes electorales. Manuel Bartlett, esbirro hoy del Peje y secretario de Gobernación entonces, se jactó en llamar “fraude patriótico” con el que impuso al gobernador priísta en Chihuahua, que fue condenado por la mayoría de los mexicanos con fuerte resonancia internacional.

A él mismo se le cayó el sistema el 2 de julio de 1988 para imponer a Salinas de Gortari de Presidente en una elección cuestionadísima. Cuauhtémoc Cárdenas, el presunto defraudado, no presentó pruebas, entró en rápida componenda con Salinas y aceptó su derrota a cambio de la franquicia del PRD, que nació el 5 de mayo siguiente.

Devaluaciones constantes del peso: la de Echeverría el 3l de agosto de 1976, tras dilapidar el erario a placer; la traumática de López Portillo en 1982, por no haber sabido administrar la abundancia, que tanto presumió, y las de De la Madrid, que en total fueron de 1,500%,  cerraron miles de empresas y anularon el patrimonio de millones de mexicanos que, como nunca, engrosaron las filas de la pobreza.

La que Salinas de Gortari quiso cargarle a Zedillo por el “error de diciembre”, y de la que sólo fue posible salir con ayuda del presidente de EU, Bill Clinton, que nos abrió una línea de crédito opcional por 50 mil millones de dólares

De los crímenes consumados en el priato baste citar los del salinato: del Cardenal Posadas, Colosio y Ruiz Massieu, y así Salinas de Gortari quiere mangonear de nuevo al país, mediante su pupilo Peña Nieto.

Recuérdese que Montiel y Peña Nieto dejaron  impune el asesinato de Enrique Salinas de Gortari, consumado en el Edomex, por supuestos nexos con el narco y si no fue así, de todos modos no se esclareció.

Como Peña no aclaró el de la niña Paulette Gevara y dejó con un manto de sospecha la muerte misma de su primera esposa Mónica Pretelini.

Elba Esther en el SNTE es también herencia de Salinas y del PRI en general otros sindicatos que ahogan las industrias, como PEMEX y Luz y Fuerza del Centro, a los que daban grandes sueldos y canongías a cambio de su voto corporativo y a costa de los impuestos de los mexicanos.

PRI y PRD frenaron las reformas legales propuestas por los gobiernos del PAN, que habrían empujado al país a grandes logros, y hoy esos partidos las reclaman cínicamente.

Por si fuera poco, hay ex  gobernadores priístas (y del PRD)  coludidos con el narco, otros dejaron deudas de escándalo a sus estados y varios batearon doble, que buscaron con ahínco el fuero legislativo para protegerse.

En la guerra en que convirtió la campaña presidencial, el PRI habla de poner fin a la pesadilla panista, que sucedió al estrangulamiento e impunidad del priato, que él mismo  impidió desarticular con su actitud facciosa, contraria a los intereses de México.

Al grado de no aceptar avances claros: abatir la pobreza y la inflación, sortear crisis económicas, influenza y flagelos naturales con éxito, reforzar las finanzas y las reservas internacionales y lograr altos dividendos en turismo, pese a los crímenes del narco.

Tal es sucintamente el fracaso del PAN, que el PRI difunde para tapar sus crímenes, autoritarismo, devaluaciones, corrupciones e impunidades y lavarse la cara, a fin de arrebatar el voto mayoritario para volver a las andadas.

Los mexicanos tenemos la palabra.  

+++++

A c e n t o

El cambio verdadero

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

El cambio verdadero de López Obrador tuvo una de tantas expresiones en el espaldarazo de Martín Esparza, líder del SME, en Actopan, Hidalgo, quien  prometió apoyar con todo al Peje, hasta que llegue a Presidente.

Ese respaldo contradice el arrepentimiento que Amlo pregona siente por su conducta anterior, cuando puso al país al borde del precipicio, pues Esparza encabeza las golpizas de los electricistas a gente indefensa en plena calle, sin que el gobierno de Ebrard haga nada por frenarlos, por ser cómplices y los golpeadores de uso de Andrés Manuel .

Desquician al DF, sabotean alumbrado público, bloquean calles, incendian vehículos, vejan a personas cuando les viene en gana. Eso indica que son la brigada de choche del candidato amoroso para atacar a quien obstaculice su ambición presidencial. 

Son el gran sustento del cambio verdadero.

En retribución de eso y de la millonada que le aporta del tesoro del SME de 28 mil millones que se adjudicó Esparza, hizo a éste candidato plurinominal  a diputado por su Movimiento Progresista, para que paralice a la Cámara cuando se lo ordene en vez del bufón Fernández Noroña, cuyo ciclo terminó

Andrés prometió además en el mitin de Actopan que resucitará Luz y Fuerza del Centro para que Martín siga exprimiéndole 33 mil millones al año como lo hacía, a cargo del dinero del pueblo, al que tanto dice defender el Peje, que de allí recibiría grandes tajadas, si dejamos que consume la maniobra.

Qué puede esperarse de quien tiene por leifmotiv ser presidente de México a como dé lugar y ofrece un perdón que nadie solicitó, en vez de pedirlo él por todas las ofensas que ha inflingido a los mexicanos, desde no aceptar su derrota electoral, ordenar el plantón Zócalo-Reforma, declararse presidente legítimo y torpedear la tarea del gobierno con sus agitadores y goleadores.

Por promesas no queda: Amlo ofrecer crear 7.5 millones de empleos, y de gobernante del DF no abrió ninguno; redimir los pobres, a  los que otorgó pensiones mensuales con cargo al erario, para utilizarlos de carne de sus mítines y reclamarles su voto.

Rebajar tarifas de luz, agua, gasolinas, impuestos; para engatusar al pueblo y robarle sus votos, aunque si llegara a Presidente, quebraría la economía del país y usaría a los pobres para perpetuarse en el poder, como su amigo Hugo Chávez  en Venezuela.

Ta es el cambio verdadero que promete el Peje.

En las otras campañas, Peña Nieto usa el ritornello de que él sí cumple, pero no cumplió al perdonar las raterías de su tío Arturo Montiel en el Edomex y darle impunidad porque le heredó el gobierno.

¿Cumplió Peña con hacer justicia en el asesinato de la niña Paulette Gevara o trasparentar la muerte de su esposa Mónica Pretelini o la enorme deuda que dejó a su estado?

¿Así es como sabe cumplir?

Por lo demás, miente con indicar que todo está mal en México, sin advertir que todo el sexenio su partido se encargó de torpedear y rasurar reformas estructurales de Calderón, que el país exige con urgencia.

El mismo Peña paró la aprobación de la laboral, la de seguridad pública y la política, por no convenir a los intereses de su grupo.

Por su parte, Josefina insiste en hacer actos masivos: en Huejutla, Hidalgo, le faltó gente y empezó tarde el mitin.

Además debe cuidar la impresión que da por mareos, si quiere proyectar la imagen de mujer fuerte y entrona; de lo contrario la gente le desconfiará y retirará el voto a una presidenta endeble.

Le falta concretar propuestas; pues las muy genéricas no le llegan al pueblo y, algo clave si quiere ganar, no devaluarse en el aprecio popular, pues las encuestas indican que del 20 de marzo a la fecha bajó 14 puntos y, aunque no fuese lo real, sí se deduce que ha disminuido su rating. 

Gabriel Quadri pude decir misa y prometer que revolucionará el sistema educativo o lo que sea, porque nadie le cree por el fierro de Elba Esther Gordillo que no puede ocultar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: