ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. LISTA, LA NUEVA LEY DEL TRABAJO; DE AQUÍ A LA ETERNIDAD

MAR 23-10-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: LISTA, LA NUEVA LEY DEL TRABAJO

·       PRI por  trasparencia sindical

·       Sesión, obviamente pactada

Indudablemente que hubo línea de muy arriba; fue obvio – los observadores dicen que directamente de la presidencia electa -para que saliera del Senado el dictamen de las reformas a la ley laboral iniciadas por el presidente Felipe Calderón.

El PRI aprobó, por fin, sorpresivamente, las reservas en torno a la trasparencia y democracia sindicales presentadas por el PAN y el PRD.

El Senado modificó, para empezar, el Artículo 364 bis del dictamen para que, en el registro de los sindicatos ante las autoridades laborales, se observen los principios de legalidad, transparencia, certeza, gratuidad, inmediatez, equidad,  imparcialidad y respeto a la libertad, autonomía y democracia sindicales.

De acuerdo con la enmienda aprobada por unanimidad, las copias de los registros sindicales que se soliciten deberán ser en términos de lo que señala el Artículo 8 constitucional, así como de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, y las estatales. El texto íntegro de las versiones públicas de los estatutos sindicales deberán estar disponibles los sitios digitales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y de las Juntas de Conciliación y Arbitraje.

Sólo por esta enmienda, a favor de la cual votaron todos los senadores (128), sólo por este cambio en el dictamen aprobado por los diputados, éste retornará a San Lázaro para ser ratificado por los diputados. Anoche mismo la Cámara baja esperaba el dictamen enmendado por los senadores para ponerlo inmediatamente a estudio en la Comisión del Trabajo y Previsión Social  y ponerlo a consideración del pleno diputadil en una de las sesiones antes del día de los difuntos (2 de noviembre).

El saliente presidente Calderón habrá, con ello, matado dos pájaros de un mismo tiro. Sus dos iniciativas preferentes –las reformas laborales y la de contabilidad gubernamental – habrán sido aprobadas por un poder legislativo y con el aval pleno del presidente electo, Enrique Peña Nieto.

En un primer momento, los senadores priístas y panistas, con el rechazo de los del PRD, del PT y del Movimiento Ciudadano (100 a 28), aprobaron en lo general el dictamen y luego pasaron a la “discusión”de las reservas presentadas por el PAN y la Izquierda, y fue cuando los priístas dieron la sorpresa al apoyar los cambios en el tema sindical.

El “debate” se extendió a altas horas de la noche, pero al fin las mayorías oficialistas y priístas se impusieron y, con cambios de redacción superficiales, se unieron para aprobar temas de trasparencia, y democracia en los sindicatos. Los líderes sindicales, inclusive,  apoyaron las propuestas argumentando que lo hacían porque ya estaban en la Constitución, concretamente en el Artículo 123 constitucional.

La de anoche fue en realidad una sesión senatorial histórica. Jamás había habido un quórum total. Los 128 senadores estuvieron presentes a la hora de los posicionamientos de cada bancada y de las votaciones. Esto no había ocurrido nunca, si no me equivoco. De lo más reciente, ni siquiera en la inauguración de la LXII Legislatura, el pasado primero de septiembre.

Todo lo demás relativo a la situación real de las relaciones obrero patronales quedó igual como la aprobó la Cámara de Diputados, sólo con la oposición de los partidos de la Izquierda. El nuevo régimen de contratos laborales, los salarios por hora etcétera, que en nada benefician a los trabajadores. Quedó intacto además todo el articulado a favor de los empresarios empleadores.

Al momento de redactar esta columna aún no terminaba el “debate”, con escarceos de pugnas entre los priístas y panistas, pero fue obvio que la aprobación del dictamen fue pactada. Lo importante es que el nuevo gobierno de Peña Nieto tendrá que pagar la factura política de una reforma laboral claramente a favor de las clases patronales y timoratamente a favor de la democracia y trasparencia de los sindicatos, y que ha sido objeto del rechazo total de los sindicatos independientes.

A las 22 horas de ayer aún no terminaba el “debate”que se extendió por varias horas más, pero lo sustancial estaba escrito. Una nueva Ley Federal del Trabajo que será aprobada al vapor en San Lázaro, antes del día de muertos. Y se lo aseguro, será aprobada por los diputados en dos minutos.

analisisafondo@cablevisión.net.mx

Francisco Gómez Maza

+++++

LUN 22-10…doc

Ver en línea

LUN 22-10-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: DE AQUÍ A LA ETERNIDAD

·       Reelección de Elba y Romero, premonitoria

·       Va el dictamen laboral al pleno del Senado

“Elba y Romero, de aquí a la eternidad”.Admonitorio titular publicado ayer en el periódico especializado El Economista, que dice todo: Los sindicatos son intocables. Los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) no dieron marcha atrás. Y las reformas a la Ley Federal del Trabajo se quedan como las votaron los diputados tricolores en la Cámara de Diputados. Y hoy serán llevadas al pleno para su confirmación.

El sábado pasado ya se había decidido todo. Tanto que los sindicatos más poderosos y, por tanto, influyentes – el de los trabajadores petroleros y el de los maestros – “reeligieron” por “unanimidad”de los “representantes” de sus bases a Elba Esther Gordillo como presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y a Carlos Romero Deschamps, como líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana. Las sendas reelecciones, con bombo y platillo, se dieron en los momentos más álgidos del debate de la reforma laboral.

El reinado de los dos líderes se extenderá hasta el 2018 por lo menos o hasta que su anatomía les aguante. Ambos son un puntal importantísimo del nuevo gobierno a inaugurarse el primero de diciembre venidero.

Las dos elecciones sindicales del sábado dieron la pauta de lo que sucedería ayer en el seno de las comisiones unidas del Trabajo y Estudios Legislativos del Senado, en donde sólo los senadores de la izquierda y del PAN desentonaron con la mayoría del PRI.

La Comisión del Trabajo aprobó en lo general el Dictamen de la Minuta con Proyecto de Decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, derivado de la iniciativa preferente del Ejecutivo Federal, reza el boletín del Senado.

Hubo empate, pero nada del otro mundo, cuando los miembros de la comisión votaron las reservas presentadas por el PRD y el PAN, quienes proponen cambios en la vida de los sindicatos, su autonomía, su trasparencia en el manejo de las cuotas sindicales, o verdadera democracia en la elección de sus líderes. Pero este empate no significa más que el dictamen será subido hoy al pleno del Senado para que sea la asamblea – 128 senadores -la que “decida” aceptar las reservas o votar el dictamen tal cual lo aprobó la Cámara de Diputados.

Pero al final del día todo quedará arreglado. Siempre habrá algún diputado del PAN o del PRD o del PT que no esté en su escaño, con cualquier pretexto, a la hora de la votación, o se unirá a los priístas y pasará una ley al servicio de las empresas, que tendrán facultad, inclusive, de crear empresas de subcontratación, despedir por quítame estas pajas a sus empleados, inclusive por medio de un e-mail, y empleados someterse al salario por hora en base a un salario mínimo ridículo, a los contratos a prueba a conveniencia de los empleadores, a ser despedidos por quítame estas pajas, a pasar la vida de corridos sin seguro de desempleo, a la reducción del pago de los salarios caídos en caso de un conflicto laboral, entre otras maldiciones.

Los seis senadores del PRI rechazaron los cambios propuestos por panistas y perredistas y se manifestaron en contra de incluir artículos que garanticen la transparencia y democracia sindicales.

Ernesto Gándara, Isaías González, Armando Neyra, Humberto Mayans, Raúl Cervantes y Miguel Ángel Chico – del PRI – votaron en contra, en lo particular, de las ocho reservas perredistas y panistas, aunque empataron con los senadores del PAN – Javier Lozano, Octavio Pedroza y Raúl Gracia -, y los dos del PRD, Alejandra Barrales y Zoé Robledo.

Hay una remota posibilidad, pero remotísima, de que el Senado regrese con cambios el dictamen a la cámara de origen. Que en el pleno, los cinco senadores del Partido del Trabajo hagan la diferencia entre quienes quieren esos cambios y los priístas. Hasta ayer sólo dos petistas – David Monreal y Marco Antonio Blásquez – se habían declarado por la alianza PAN-PRD.

Los perredistas, con todo, darán su batalla en el pleno. Ya Alejandra Barrales adelantó que presentarán 15 reservas relacionadas con la subcontratación, los contratos a prueba y capacitación, el pago por hora, las jornadas discontinuas, las labores conexas, los salarios vencidos, las causales de despidos, los trabajos especiales, la justicia laboral, el trabajo infantil y género, entre otras, para lograr modificaciones al dictamen.

Pero… Pero las sibilas legislativas aseguran que el dictamen saldrá tal cual lo presentó Felipe Calderón y lo aprobaron los diputados. Aunque mejor veremos y diremos.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: