Balance anual de lo macro: vamos de mal en peor. Leonardo Boff


Texto de Leonardo para el fin de año, 31 de diciembre.
Em português, conferir 


Balance anual de lo macro: 

vamos de mal en peor 

2012-12-31

La realidad mundial es compleja. Es imposible hacer un balance  unitario. Voy a intentar hacer uno referente a la realidad macro y otro a la micro. Si consideramos la forma en que los dueños del poder se están enfrentando a la crisis sistémica de nuestro tipo de civilización  —organizada sobre la base de la explotación ilimitada de la naturaleza,  la acumulación también ilimitada y la consecuente creación de una doble  injusticia: la social con sus perversas desigualdades a nivel mundial, y la ecológica con la desestructuración de la red de la vida que  garantiza nuestra subsistencia—, y si tomamos como punto de referencia  la COP 18 realizada en este final de año en Doha (Qatar) sobre el  calentamiento global, podemos sin exageración decir: estamos yendo de  mal en peor. De continuar por este camino, vamos a encontrarnos, a no tardar mucho, delante de un «abismo ecológico».

Hasta ahora no se han tomado las medidas necesarias para cambiar el  curso de las cosas. La economía especulativa sigue floreciendo, los  mercados son cada vez más competitivos —lo que equivale a decir cada vez menos regulados—, y la alarma ecológica, materializada en el  calentamiento global, dejada prácticamente de lado. En Doha sólo faltó  dar la extremaunción al Tratado de Kyoto. Irónicamente se dice en la  primera página del documento final que nada resolvió, pues pospuso todo  para 2015: «el cambio climático representa una amenaza urgente y  potencialmente irreversible para las sociedades humanas y para el  planeta, y este problema necesita ser afrentado con urgencia por todos  los países». Y no está siendo afrentado. Como en los tiempos de Noé,  continuamos comiendo, bebiendo y recogiendo las mesas del Titanic que se hunde, escuchando todavía la música. La Casa está en llamas y mentimos a los otros diciendo que no lo está.

Veo dos razones para esta conclusión realista que parece pesimista.  Diría con José Saramago: «no soy pesimista; la realidad es la que es  pésima; yo soy realista». La primera razón tiene que ver con la premisa  falsa que sustenta y alimenta la crisis: el objetivo es el crecimiento  material ilimitado (aumento del PIB), realizado sobre la base de la  energía fósil y con un flujo totalmente liberado de los capitales,  especialmente especulativos.

Esta premisa está presente en los planes de todos los países, incluido  el brasilero. La falsedad de esta premisa reside en la total falta de  consideración de los límites del sistema-Tierra. Un planeta limitado no  soporta un proyecto ilimitado. No tiene sostenibilidad. Es más, se evita la palabra sostenibilidad que viene de las ciencias de la vida;  ella no es lineal, se organiza en redes de interdependencias de todos  con todos, que mantienen funcionando todos los factores que garantizan  la perpetuación de la vida y de nuestra civilización. Se prefiere hablar de desarrollo sostenible, sin darse cuenta de que se trata de un concepto contradictorio porque es lineal, siempre creciente, y supone  la dominación de la naturaleza y la quiebra del equilibrio ecosistémico. Nunca se llega a ningún acuerdo sobre el clima porque los poderosos  consorcios del petróleo influencian políticamente a los gobiernos y  boicotean cualquier medida que les disminuya las ganancias, por eso no  apoyan las energías alternativas. Sólo buscan el crecimiento anual del  PIB.

Este modelo está siendo refutado por los hechos: ya no funciona ni en  los países centrales, como lo muestra la crisis actual, ni en los  periféricos. O se busca otro tipo de crecimiento —que es esencial para  el sistema-vida, pero que debemos hacerlo respetando la capacidad de la  Tierra y los ritmos de la naturaleza—, o encontraremos lo innombrable.

La segunda razón es más de orden filosófico y por ella he venido  luchando desde hace más de treinta años. Implica consecuencias  paradigmáticas: el rescate de la inteligencia cordial o emocional para  equilibrar el poderío destructor de la razón instrumental, secuestrada  hace siglos por el proceso productivo acumulador. Como nos dice el  filósofo francés Patrick Viveret, «la razón instrumental sin la  inteligencia emocional puede perfectamente llevarnos a la peor de las  barbaries» (Por uma sobriedade feliz, Quarteto, 2012, 41);  recuérdese la remodelación de la humanidad proyectada por Himmler que  culminó con la shoah, la liquidación de los gitanos y de los  discapacitados.

Si no incorporamos la inteligencia emocional a la razón  instrumental-analítica, nunca vamos a sentir los gritos de la Madre  Tierra, el dolor de las selvas y los bosques abatidos, ni la devastación actual de la biodiversidad, del orden de casi cien mil especies por año (E. Wilson). Y junto con la sostenibilidad debe venir el cuidado, el  respeto y el amor por todo lo que existe y vive. Sin esta revolución de  la mente y el corazón iremos, sí, de mal en peor.

Ver mi libro: Proteger la Tierra-cuidar de la vida: cómo escapar del fin del mundo, Nueva Utopía 2011.

Nuestro lugar en el conjunto de los seres. Leonardo Boff


Texto de Leonardo para el viernes 28 de diciembre.
Em português, conferir 

Nota que nos hace llegar Leonardo: 
Voy a publicar con cierta frecuencia pequeñas reflexiones que, bajo el nombre de MÍNIMA THEOLOGICA ET OECOLOGICA, pretenden animar a tantos que como yo están en búsqueda de mejores caminos para los seres humanos, en este tramo difícil de la historia de la Tierra y de la Humanidad.

Nuestro lugar en el conjunto de los seres

2012-12-28

 La ética de la sociedad dominante en el mundo es utilitarista y antropocéntrica. Quiero decir: considera falsamente que el conjunto de los seres de la naturaliza tiene razón de existir sólo en la medida en que sirve al ser humano y éste puede disponer de ellos a su gusto. <p>

Continúa creyendo que el ser humano, hombre y mujer, son el centro del Universo y el rey y la reina de la creación. <p>

No se da cuenta de que nosotros, los humanos, hemos sido uno de los últimos seres en entrar al teatro de la creación. Cuando llegó a estar listo el 99’98% del conjunto de la realidad, surgimos nosotros. El Universo, la Tierra y los ecosistemas no necesitan de nosotros para organizarse ni para ordenar su majestuosa elegancia y belleza. <p>

Cada ser tiene valor intrínseco, independiente del uso que nosotros hagamos de él. Representa una emergencia de aquella Energía de fondo, como dicen los cosmólogos, o de aquel Abismo generador de todos los seres. Tiene algo que revelar, algo que sólo él puede mostrar. Y nosotros tenemos ahí algo que escuchar, y tenemos que celebrar lo que nos revele. <p>

Nosotros hemos entrado en el proceso de evolución cuando ésta alcanzó un nivel altísimo de complejidad. Entonces, irrumpió la vida, y como subcapítulo de la vida, la vida humana, consciente y libre. Por nosotros el Universo llegó a la conciencia de sí mismo. Y eso ha ocurrido en un minúscula parte del Universo que es la Tierra. Por eso, nosotros somos esa parte de la Tierra que siente, que ama, que piensa, cuida y venera. Somos Tierra que anda, como dice el poeta y cantautor indígena Atahualpa Yupaqui. <p>

Nuestra misión específica, nuestro lugar en el conjunto de los seres es el de ser aquellos que pueden ver la grandeza del Universo, escuchar los mensajes que cada ser proclama, y celebrar la diversidad de los seres y de la vida. <p>

Y porque somos portadores de sensibilidad y de inteligencia, tenemos una misión ética: la de cuidar de la creación y ser sus guardianes para que continúe con vitalidad e integridad y con las condiciones de seguir evolucionando, ya que está haciéndolo desde hace 4.400 millones de años. <p>

Cabe pues reconocer y respetar la historia de cada ser de la creación, vivo o inerte. Existieron antes de nosotros, y durante millones y millones de años atrás, sin nosotros. Por esta razón, deben ser respetados como respetamos a las personas más ancianas y las tratamos con respeto y con amor. Todos estos seres tienen también derecho al presente y al futuro, junto con nosotros.

Photos of the week: Coming together over coffee in Washington, a food fight in Spain, and more


ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. LAS MARCHAS ZAPATISTAS


JUE 27-12-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: LAS MARCHAS ZAPATISTAS

 

 

 

 

·       ¿Se escuchó el silencio en Los Pinos?

 

·       Nunca más un México sin nosotros

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), portavoz del México indígena, estuvo presente ayer en la primera sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, celebrada en el salón verde de la Cámara de Diputados. Los legisladores aprobaron un “punto de acuerdo” para sensibilizar al gobierno federal y a los gobiernos estatales a fin de que no sigan manteniendo en el olvido a los pueblos y comunidades originarias.

La alerta para que la Comisión Permanente volteara su vista hacia el mundo indígena fueron las marchas que el EZLN realizó en cinco ciudades de Chiapas, la movilización más numerosa desde el estallido violento de enero de 1994. Como lo dijo la senadora Dolores Padierna al presentar la petición de aprobación del punto de acuerdo, la magnitud de la movilización indígena de la semana pasada fue una señal de fuerza, que ha crecido desde su irrupción hace ya 18 años. Una fuerza que se ha desestimado por los sucesivos gobiernos, pero que es reconocida incluso internacionalmente.

Desde que surgió el levantamiento indígena, en la primera Declaración de La Selva se demandó un “ya basta” contra la explotación y la pobreza. Sin embargo, a casi dos décadas, la situación de la población originaria sigue siendo lamentable; los indígenas continúan siendo los eternos olvidados, los pobres de los pobres, los por siempre marginados del país.

El comunicado del Subcomandante Marcos en el que pregunta ¿ESCUCHARON? tiene un gran significado: Marcharon en silencio para poder ser escuchados. Se cubrieron el rostro para ser vistos. Marcharon pacíficamente, con mucha dignidad y disciplina; su comunicado va dirigido “a quien corresponda” y nos corresponde atender el tema, dado que desde un principio se pedía la intervención del Poder Legislativo e incluso a instancias de la COCOPA se estableció el diálogo con ese movimiento, como lo declaró la senadora Dolores Padierna al presentar el punto de acuerdo.

Hasta ahora, todos los diálogos con los indígenas, y concretamente con el EZLN,  fracasaron porque la concepción indígena no ha sido entendida ni comprendida por quienes han ostentado el poder. Padierna manifestó un deseo que en realidad es una utopía: “Tal vez ahora pueda escucharse ese fuerte silencio, que exige que los pueblos indígenas sean valorados, respetados y atendidas las demandas de su lucha social.” (¿Será?)

Seis de cada 100 habitantes de cinco años o más, en México, hablan alguna de las 89 lenguas indígenas registradas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. No obstante, según otras mediciones la proporción de indígenas en el país podría ser de hasta uno de cada 10 mexicanos. La Comisión Nacional de Derechos Humano (CNDH) registra alrededor de 364 variantes de lenguas indígenas; los pueblos autóctonos ocupan una quinta parte del territorio del país, y México ocupa el octavo lugar mundial entre los países con mayor cantidad de pueblos indígenas.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en 2011 destacan en sus estadísticas que en México ocho de cada 10 indígenas son pobres. Esta proporción duplica a la de la población en general, donde 5.3 de cada 10 personas padece esta situación.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) señala que, entre 2008 y 2010, aumentó la proporción de población indígena en situación de pobreza en 3.4 puntos porcentuales.

Actualmente el EZLN no pide nada. Marchó en silencio. Todo se dijo ya. Quedó escrito y el Estado Mexicano no cumplió con lo pactado en los diálogos de San Andrés.

Lamentablemente el comentado es un “punto de acuerdo” más… Perdón por el realismo…

analisisafondo@cablevision.net.mx

Las verdaderas causas de los fracasos en la cuestión de los cambios climáticos. Leonardo Boff


Las verdaderas causas de los fracasos en la cuestión de los cambios climaticos

26/12/2012

PABLO SOLON é boliviano e ex-embaixador de seu pais na ONU. É um dos negociadores nos encontros sobre o clima e um especialista no tema. Destacou-se na Rio-20 por suas posições sensatas e alternativas, baseadas na grande tradição andina do bien vivir.Tem insistido: em vez de falar de sustentabilidade deveríamos falar dos direitos da natureza e da Mãe Terra. Em vez de desenvolvimento cumpriria falar de redistribuição do que já a humanidade acumulou. Neste artigo, revela os verdadeiros impasses que conduzem sempre ao fracasso das negociações sobre o clima: por detrás estão poderosíssimos poderes econômicos que ganham com a não aprovação de nenhuma medida para limitar os gases de efeito estuda que produzem o aquecimnto global. É uma voz do Grande Sul, inteligente e convincente: Lboff

En el béisbol cuando uno tiene 3 “strikes” está fuera. En las negociaciones sobre  cambio climático ya suman 4 fracasos: Copenhague, Cancún, Durban y ahora Doha. Cuatro Conferencias de las Naciones Unidas y cada una fue peor que la anterior. Su principal objetivo era acordar las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero hasta el año 2020. Estas debieron ser de 40 a 50% tomando el nivel de emisiones del año 1990. Sin embargo, después de cuatro intentos, son de apenas 13 a 18%. Ahora estamos en camino a un aumento mundial de la temperatura de 4 y 8ºC.

“Lo perfecto es enemigo de lo bueno” dicen algunos negociadores de las Naciones Unidas. A lo que podemos replicar: “Cuando nuestra casa se está quemando, lo peor que puedes hacer es mentir a la gente”. Es hora de repensar lo que está pasando y tratar de encontrar nuevas estrategias para evitar una catástrofe global.

No es por la falta de evidencias

El cambio climático ya no es una posibilidad teórica. Tiene un impacto real en las vidas de las personas, la naturaleza y la economía.

El cambio climático ya está contribuyendo a la muerte de casi 400.000 personas al año[1]. Este mes, durante las negociaciones de la “COP18” en Doha, Qatar, el tifón Bopha azotó Filipinas, dejando más de 700 muertos. Este tifón, que fue el más fuerte que haya sufrido las Filipinas en las últimas décadas, devastó Mindanao, destrozando más de 70.000 viviendas y obligando a 30.000 a vivir en albergues temporales.

Ahora también los impactos económicos del cambio climático son evidentes. Los costos del Huracán Sandy son más de 60 mil millones de dólares para los EE.UU.[2] Un informe titulado “Monitor de Vulnerabilidad Climática[3]” calcula que el costo del cambio climático en el mundo asciende a más de $ 1,2 billones, lo que representa un 1,6% del PIB mundial cada año. Y para el año 2030, los impactos pueden elevarse a 3,2% del PIB mundial y en algunos países a más del 11% de su PIB.

Los hechos han comenzado a cambiar  la percepción de la gente, incluso en el país de los “negacionistas”. Ahora, 4 de cada 5 estadounidenses reconocen que el calentamiento global está ocurriendo[4]. Pero a pesar de todas las pruebas y el ligero aumento de conciencia, las negociaciones de las Naciones Unidas retroceden. En vez de entregar un ambicioso Protocolo de Kioto, con más países,  mejores mecanismos de cumplimiento y una meta global de reducción de emisiones conforme a lo que establece la ciencia, Doha concluyó con un miserable segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto, con menos países signatarios y la promesa de un nuevo acuerdo que sólo entrarán en vigor el 2020.

Nuestros errores

Aquellos que siguen las negociaciones del clima – y yo fui también un negociador climático – por lo general tienen un enfoque de país. Esto significa que el conflicto es entre las naciones “desarrolladas” y “en desarrollo”. Países emisores históricos frente a países víctimas de las emisiones. Con la complicación ahora de que algunas de las “víctimas” se están convirtiendo en grandes emisores. Esta situación crea un estancamiento de las negociaciones en el que, por un lado, los países ricos no quieren hacer más recortes si las “economías emergentes” no hacen también recortes de emisiones y, por otro lado, las “economías emergentes” no hacen grandes esfuerzos argumentando que primero deben tomar la iniciativa los “históricos”.

Esta explicación del estancamiento de las negociaciones no examina las verdaderas causas. Para entender lo que ocurre tenemos que ver más allá de esta lógica basada en países – desarrollados, en desarrollo, emergentes, menos desarrollados – y adoptar un enfoque de clase que toma en cuenta los intereses de las élites en todas partes del mundo. La parálisis de las negociaciones no se debe al conflicto entre EE.UU. y China, sino a la coincidencia de intereses de las élites de EE.UU y China que obtienen jugosas ganancias de megaproyectos energéticos. Si hay un acuerdo mundial de fuertes reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero: ¿cuanto petróleo tendrán que dejar bajo el suelo? ¿cuántas plantas de carbón tendrán que cerrarse? ¿cuántas mega-represas no se construirán? ¿cuántos productos contaminantes tendrán que dejar de producir y vender? En síntesis: ¿cuánto disminuirán sus utilidades?

Estas élites controlan los gobiernos para que proyecten curvas de crecimiento económico que justifiquen mega-proyectos energéticos. A estos sectores de poder económico no les preocupa si mas del 30% de la energía se pierde en su traslado, si un proyecto generará la energía presupuestada después de ser construido, si una represa solo sirve para abastecer un mega-centro comercial, si la producción de agro-combustibles disminuye la producción de alimentos, si los mercados de carbono son buenos para los bosques… lo único que les interesa es hacer negocios.

El “derecho al desarrollo” y la “competitividad” lo utilizan para encubrir sus sed insaciable de ganancias. En nombres de los pobres amasan grandes fortunas. Utilizan el peligro del otro país para promover sus proyectos y hacer negocios con las élites del supuesto país “enemigo”.

Las élites están en todas las partes de la cadena: en la extracción de combustibles fósiles, en mega proyectos de infraestructura, en la promoción de energías peligrosas como la nuclear, en la financiarización de los bosques a través de REDD, en la comercialización de productos no durables que destruyen la naturaleza, en la producción de falsas soluciones como los agro combustibles, los organismos genéticamente modificados y ahora la biología sintética y la geo-ingeniería.

Para hacer frente al cambio climático hay que dejar bajo el suelo mas de 2/3 partes de las reservas de combustibles fósiles. Si no se hace eso, ninguna solución real es posible. Las transnacionales privadas y la burocracia estatal que controlan esas reservas no quiere perder la gallina de oro aunque eso represente una catástrofe para la humanidad y la madre tierra. Al final de cuentas ese es un tema del futuro y ellos cuentan en el presente con los recursos necesarios para ponerse a salvo.

La cuestión de las “emisiones de gases de efecto invernadero” a veces oculta el verdadero problema de la lógica del sistema capitalista que requiere de una creciente sobreexplotación de los seres humanos y la naturaleza para mantener la tasa de ganancia de las grandes empresas.

Quizás el error más grande fue reducir las negociaciones sobre el clima a una lucha por los porcentajes de reducción de las emisiones, cuando en realidad, deberíamos estar discutiendo el panorama completo y real del planeta que ha llegado a sus límites y poner sobre la mesa la cuestión de las reservas de combustibles fósiles, las empresas transnacionales, los patrones de consumo y producción, y toda la lógica de explotación, codicia y obsesión beneficio de este sistema.

Tenemos que mirar más allá de los conceptos de desarrollo, crecimiento y estados-nación y discutir los asuntos del Sistema de la Tierra y la necesidad de un modelo económico que respeta los ciclos vitales de la Naturaleza. La Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra celebrada en Cochabamba, Bolivia 2010, fue un buen paso en esa dirección, pero fue sólo un primer paso.

Repensando nuestras estrategias

Un nuevo análisis requiere nuevas estrategias. Ha llegado el momento de desafiar las negociaciones ganado victorias fuera de las negociaciones. Los movimientos sociales en los países “desarrollados” como “en desarrollo” están luchando contra el “fracking” (fracturación hidráulica), la construcción de oleoductos, el petróleo bituminoso y otras industrias extractivas destructivas. Necesitamos victorias que catapulten las luchas a escala mundial.

Tenemos que promover nuevos enfoques en la lucha contra el cambio climático vinculando la crisis ambiental, la crisis alimentaria y la crisis financiera. Tenemos que atraer nuevos actores sociales que no han estado involucrados hasta ahora en el tema climático. Para muchos no es evidente que la lucha contra los “planes de austeridad” enfrentan al mismo enemigo que la lucha contra el cambio climático. En el Foro Social Mundial sobre Migración, celebrado en Manila, Filipinas, una asamblea de movimientos sociales asiáticos emitió una declaración firmada por más de 70 organizaciones y movimientos sociales señalando que necesitamos “conectar las demandas urgentes de la población por alimentos, agua, salud, energía, empleo con las luchas contra el cambio climático, la especulación financiera, la apropiación de tierras, los acuerdos neoliberales de inversiones y de libre comercio, la impunidad de las empresas transnacionales (ETN), la criminalización de los migrantes y los refugiados, el patriarcado y la violencia contra las mujeres, las medidas de austeridad y los recortes a la seguridad social “.

Debemos discutir la implementación de nuevas campañas como la propuesta de referéndum climático a nivel nacional, regional o mundial. Tenemos que utilizar todos los espacios para reclamar el derecho democrático de los pueblos a decidir el futuro de todos y de nuestra Madre Tierra.

Necesitamos fortalecer nuestras alternativas como la agroecología, la soberanía alimentaria y la descentralización de la producción y consumo de energías. Tenemos que desmontar la mentira de que necesitamos más y más energía y la única manera de hacerlo es a través de mega proyectos. Tenemos que demostrar, con números y experiencias concretas, que detrás de esos proyectos están los intereses de empresas muy conocidas y que otras alternativas locales y de menor escala son posibles.

Una buena oportunidad para reunir a movimientos sociales y activistas del clima será el “Espacio Climático” dentro del próximo Foro Social Mundial (FSM) en Túnez (26-30 de marzo de 2013). Es tiempo de repensar nuestros análisis, alternativas y estrategias para hacer frente al cambio climático.

* Pablo Solón, Director Ejecutivo de “Focus on the Global South”, ex embajador del Estado Plurinacional de Bolivia ante las Naciones Unidas y ex jefe negociador boliviano para el cambio climático

NO DESPERDICIES LA CÁSCARA DE LIMÓN. Teresa Gurza


(Proporcionado por Salvador Flores LLmas

NO DESPERDICIES LA CASCARA DE LIMON

                                        Teresa Gurza.
Esta nueva moda “ecológica” que vemos por todas partes, impulsa lo que hoy se considera buenos hábitos alimenticios; muchos de los cuales ya eran conocidos por nuestras abuelas y pasaban de generación en generación como fórmulas caseras y baratas para preservar la salud.
Está entre ellos el consumo del limón, en jugo, a chupadas, solo, acompañado hasta de tequila, en postres, y en ralladura.
En resumen: el limón es un producto milagroso; y ahora se asegura que es capaz de matar las células cancerosas, por ser 10 mil veces más potente que la quimioterapia y no tener efectos secundarios.
¿Qué tan cierto es esto?
Lo que puedo decirles es que una de mis hermanas tuvo hace casi 40 años un agresivo cáncer de piel y sigue viva y una parte fundamental de su tratamiento incluyó dosis muy elevadas de ácido ascórbico; porque el limón tiene muchas virtudes; y una de las principales es el efecto que produce sobre los quistes y tumores, a los que reduce en tamaño y malignidad; sólo destruye las células malignas del cáncer y no afecta a las células sanas.
Hay quien afirma que la voracidad de los laboratorios farmacéuticos impide que se promueva más el uso del limón natural en sus versiones sintéticas.
Bueno, el caso es que podríamos empezar a usar más el limón, porque además de ser rico (y aunque no sean tan ciertas las afirmaciones anteriores) sí sabemos que nos hace muy bien:
Y que sirve también  para combatir infecciones bacterianas y hongos, parásitos internos, regular la presión arterial y estar de mejor humor.
Se ha comprobado así mismo, los citrus bioflavonoides, que pocos saben están en la cáscara del limón, son un remedio médico utilísimo y muy caro, para disminuir  o suprimir los acufenos, como se llama a los zumbidos de oído, que llevan a muchos a la desesperación.
Y que los compuestos de la cáscara son más efectivos que el producto Adriamycin, que es un fármaco quimioterapéutico, utilizado en todo el mundo para frenar el crecimiento de células cancerosas.
Utilizar este remedio milagroso que es el limón sin desperdiciar nada, es muy sencillo, según  un correo electrónico que anda circulando por la red.
Simplemente,  coloca  limones muy bien lavados en el congelador del refrigerador; una vez que se congelan, rállalos enteros sin pelarlos; para poder espolvorearlos sobre todo lo que se te antoje; bebidas, ensaladas, helados, sopas, fideos, salsa de espaguetti, arroz, sushi, platos de pescado; lo que sea.
Así tus alimentos inesperadamente serán más sabrosos, y mucho pero mucho más saludables; porque las cáscaras de limón contienen de cinco a diez veces más vitaminas que el jugo de limón.
Y además el limón tiene efectos rejuvenecedores, porque erradica elementos tóxicos del cuerpo.
Esta fruta es también riquísima en jugo o agua; y si no le pones azúcar y en cambio echas en cada vaso un poquito de carbonato y la tomas varias veces al día, actuará como una quimioterapia natural y destrurá las células malignas de 12 tipos de cáncer, incluyendo el de colon, pecho, próstata, pulmón y páncreas.
 Eso, porque uno de sus componentes es más eficaz para retardar el crecimiento de las células cancerosas que las drogas más usadas en la quimioterapia.
Con la ventaja de que los únicos efectos secundarios que deja es el sentir la boca fresca y con un sabor muy agradable.Y lo que es todavía más asombroso: este tipo de terapia, con el extracto de limón y el bicarbonato, destruye tan sólo las malignas células del cáncer y no afecta las células sanas.

EL GUANTE BLANCO DE PEÑA NIETO. Salvador Flores LLamas


A c e n t o

El guante blanco de Peña Nieto

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

Desde que se mencionó a Emilio Chuayffet como posible secretario de Educación y se dijo que sería para golpear a la lideresa eternizada del magisterio, Elba Esther Gordillo, surgió la duda de si el presidente Enrique Peña Nieto la emprendería contra su supuesta amiga y aliada.

En realidad, los mexicanos deseamos que se le ponga un alto a la profesora, quien aprovecha el liderazgo magisterial que le obsequió Salinas de Gortari en 1989 para darse ostentosamente la gran vida, vivir en San Diego, California, manejar al sindicato de maestros a su antojo en lo administrativo, político y financiero, exigir plazas del gabinete, ubicar ahí a sus parientes y favoritos y fundar su partido político, que ya ha lanzado a dos candidatos presidenciales.

Y no sólo, también es una rémora pesada para la educación en México, pues impone líderes, convirtió en botín las plazas de maestros, mantiene como aviadores a miles de ellos, se opone a que los evalúen y a cualquier mejora del sistema educativo.

El choque con Chuayffet Chemor se avizoraba porque él fue factor determinante para tumbarla hace 10 años del liderazgo priísta en la Cámara de Diputados, por apoyar una reforma de Fox que aumentaría el IVA.

Total, cayó la maestra, dejó la secretaría general del CEN y el partido, peleó con Roberto Madrazo, presidente nacional del PRI y fue factor determinante en la derrota de éste como candidato presidencial y para que Felipe Calderón llegara a Los Pinos.

Entonces le cobró a  éste la alianza: la promoción de votos magisteriales y que varios gobernadores priístas, amigos suyos, también hicieran campaña soterrada en favor del michoacano, quien hubo de pagarle con la subsecretaría de Educación Básica de la SEP y las direcciones del ISSSTE y la Lotería Nacional y cumplirle sus caprichos, que dieron al traste con la educación.

Se creyó que con Peña Nieto haría lo mismo por su amistad. Pero le salió el tiro por la culata, sólo que sin golpes espectaculares, sino mediante una Reforma Educativa, que el Presidente presentó la semana pasada, aplaudida por tirios y troyanos, hasta por Juan Díaz, líder aparente del SNTE, pues Elba entendió que esto va en serio y no le queda otro camino.

Interrogado Cuauyffet sobre si persiste su encono contra ella, lo negó. Explicó que su encomienda presidencial es elevar el nivel de la educación para bien de la niñez y juventud, y que sería torpe continuar rumiando pleitos y buscando venganza.

El tacto provino de Peña Nieto, quien en vez de golpes de autoridad (tipo el quinazo) escogió el camino de la ley para enmendar lo negativo del sistema educativo, y si eso implica tocar a Elba Esther, ya es secundario, y a ella no le quedará sino acatar, o tomar las de Villadiego.

El estilo personal de gobernar, como decía Cosío Villegas, de Peña Nieto no es confrontar, sino negociar, apegarse a la ley para resolver los ingentes problemas de México, y mejorar la educación, uno de los 13 ejes que fijó a su gobierno el día que tomó posesión.

Estilo que se expresó en el Pacto por México que suscribió con las tres fuerzas políticas principales y se vislumbró desde los pasos para la transición presidencial con Calderón y en la discusión-aprobación de las dos iniciativas preferentes de éste.

Igual se vio ayer al aprobar el Senado la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, tras de que la frenó el PRI, y hubo de ceder para que esa colegisladora ratifique los nombramientos de dos altos funcionarios del Sistema Nacional de Seguridad.

Eso demostró disposición a seguir negociando con la oposición dentro del Pacto por México.

Al parecer va en serio el acotar los poderes facticos, que mencionó Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, pero no a gritos y sombrerazos, pues lejos del autoritarismo estentóreo, Peña Nieto maneja la política con manos de seda.